Seguidores

miércoles, 3 de marzo de 2010


LA NUEVA CIVILIZACIÓN




Me han hablado de una civilización en la que todo el mundo tiene opinión propia.
Donde el pensamiento colectivo deja libertad al individualismo. Donde el corazón y la razón viajan en perfecta armonía. Una clase de seres creados para ser únicos, racionales.
Donde el respeto tanto social como personal está latente en cada acción. Donde las reacciones van ligadas al conocimiento y al descubrimiento continuo que ayuda a crecer. Dónde el sabio no habla. Donde el ignorante escucha. Donde no se grita. Donde los silencios cuentan.

Me he asomado a ese mundo y lo que he visto ha sido bien distinto. He observado gente que grita para hacerse escuchar. Oídos sordos a todo aquello que no sea hablar de uno mismo y de sus logros. Donde los silencios molestan porque los gestos y las acciones van encaminados a conseguir el poder de cualquier forma que se conciba. Donde el sabio mal entendido, sólo habla para aprovecharse de la ignorancia de los demás. Donde las reacciones son reaccionarias. Donde al respeto se le llama comunión. Donde el corazón y la razón luchan continuamente para hacerse con el poder del uno sobre el otro.
Esta gente no aprende del conocimiento traspasado donde el rigor, las lealtades, y sobre todo la experiencia madura de la integridad formaban un tótem perfecto. Confunden todos los términos. Llaman amistad  a la conveniencia. Utilizan la palabra amor con tanta ligereza que se les va tan pronto como les ha venido.
Te preguntan cómo estás y no se esperan a escuchar la respuesta. Como no tienen nada importante que decir hablan a gritos. Y cuando alguien por fin parece dispuesto a prestarle un poquito de su atención, aparecen los juicios de valor que no les han sido pedidos.

Pero he seguido observando a estos seres y también he visto gente que se entrena duro para que sus conciencias tengan más peso y valor que la opinión de los demás. Gente que escucha en silencio respetuoso dejando acabar la oratoria del amigo, compartiendo sin juzgar ni desviar la mirada .Dónde una tertulia tiene prioridad absoluta ante el embrutecimiento que deriva de la opinión única e irrebatible. Donde los sentimientos siguen a los pensamientos, permitiéndoles elegir y seleccionar lo que piensan. Donde no se mide la felicidad por la ausencia de problemas. Donde la gente olvida la necesidad de tener razón, permitiendo que los conflictos sean sólo un choque de ideas y no entre personas.
Las actitudes de estas gentes me transmiten mucho más que las palabras de las otras que se tienen por autenticas y se permiten pensar e incluso hablar en nombre de los demás.
Que cuando actúas de acuerdo con ellos te adoran y cuando no te odian.
Yo, sólo quiero ver y conocer a esta parte del mundo que se entrena a diario para ser un poquito mejor cada día, sin esperar a que nadie les dé la  aprobación, siendo tolerantes sobre todo consigo mismos.




5 comentarios:

Sony dijo...

yo tambien quiero pertenecer a esa partecita pequeña del mundo que quiere un mundo mejor,que ama el derecho y el respeto por la vida,que ame a sus semejantes,que sienta misericordia por los mas necesitados y sobre todo vivir en la libertad donde las opiniones cuenten y sean escuchadas.

un abrazo lola,me gusto muchisimo este relato,tan bien relatado.

Adriana Alba dijo...

Así es Lola, formemos parte de ese grupo,que quiere hacer cosas... ayudar cada uno desde lo que puede y sabe.
Y te aseguro que aunque no lo parezca hay mucha gente sumada a ésta tarea!

Todos podemos! excelente entrada!

TIHADA dijo...

Hola Lola! Como Sony y Adriana vengo a unirme, porque las cosas pueden ser distintas, depende en gran parte de uno.

Quiero agradecerte el comentario en mi blog.
Yo también hace mucho que te sigo y nos vamos encontrando en otros blogs amigos.
Te dejo un fuerte abrazo!

CORDOBESA dijo...

Hola Lola, lo primero darte las gracias por tu visita, que te devuelvo con mucho gusto.
Yo también quiero pertenecer a ese mundo, que escucha, comprende y ayuda a hacerlo un poquito mejor, día a día.
Me gusta como escribes, es agradable leerte y por tanto estaré por aquí, pendiente de lo que publicas.
Ya veras como estando a gusto con lo que haces, pasa el tiempo deprisa, y pronto estarás celebrando tu cumple. Este mundillo de los blogs, da muchas satisfacciones, (cuando no se tienen grandes pretensiones, como yo) y se hacen buenos amigos. Nosotros formamos un grupito, los que asiduamente nos comentamos, y hemos establecido una amistas sana entre todos, que nos hace sentirnos acompañados. En este grupito espero incluirte. Un montón de besos de colores.

Geles dijo...

¡Ojalá que ese maravilloso mundo sea cada vez más grande e importante!. ¡Ojalá formemos parte de él! ¿¡Ojalá seamos muchos para compartir , dentro de la humildad y el reconocimiento a los demás!
Me gusta ese mundo. Me gusta tu mundo.

Un beso