Seguidores

jueves, 1 de octubre de 2015

UNA AMABLE CONVERSACIÓN



Palabras que suenan en susurro
Miradas que dicen sin hablar
Atención plena, sincera
Dejar que hable el corazón
Desnudando el alma
En una amable conversación
Y sentir que detrás del verbo
No estabas tú, ni estaba yo
Tan solo presencia
Y  un susurro en el aire

Que se convierte en canción

sábado, 12 de septiembre de 2015

PRESENCIA



Pertenezco a un grupo de amigas donde de vez en cuando nos reunimos para apoyarnos en nuestro crecimiento espiritual.

Ayer concreta mente fue uno de esos días en que la conversación se alargó horas y horas haciéndonos  perder la noción del tiempo.
 No somos conscientes de él. O sí?

Este fue nuestro tema principal del debate. Consciente, inconsciente, consciencia, subconsciente.
Nos metimos en una espiral donde tan pronto dábamos con la clave, como de repente volvíamos a sembrar las dudas.

A ratos tomábamos conciencia del momento que estábamos celebrando y de repente éramos conscientes de la magnificencia del mismo.

Pero inconscientemente volvíamos a retomar un debate dejando que el subconsciente tomase las riendas.

Me encanta cuando ocurren estos milagros de la vida, me encanta compartir desde la inconsciencia para poder sentir que el subconsciente quiere dominar y entonces, es cuando ocurre…todo se vuelve consciencia.


Todo nuestro SER se vuelve presencia.

sábado, 29 de agosto de 2015

Manifestación del ser


Hay personas que acuden a los talleres de meditación buscando las herramientas para conseguir algo de paz, de tranquilidad para sus vidas. Y no entienden que eso que buscan como si fuese la salvación de su mal-estar no se puede dar porque ya lo tienen. Pertenece a la naturaleza del ser.
Meditar es un estado de conciencia interna que nada tiene que ver con las posturas, el silencio impuesto, los mantras o cualquier técnica que se te oferte. La auténtica meditación va más allá de las condiciones, va más allá de la personalidad.
No se puede depender de nada ni de nadie para alcanzar ese estado de quietud interior, de consciencia interior. No podemos permitir que algo o alguien externo a nosotros nos de aquello que ya es. Esta es tu responsabilidad, no de la práctica.
Estar en ti en todo momento y lugar con plena consciencia, tan solo respirando la vida. Dejando que esta te posea.
Este es el auténtico secreto.
Sabiendo esto, ahora sí , puedes pertenecer a un grupo de trabajo interior con el que te enriquecerás y donde compartir será algo consciente, voluntario y sin expectativas creadas.
Pero recuerda, el auténtico maestro, el auténtico gurú, lo tienes dentro de ti.
Dale permiso para manifestarse.

Lola.

viernes, 7 de agosto de 2015

Lo que soy


Solo tengo lo que soy
Esta es mi fuerza y mi debilidad
Ni mi nombre, ni mi estado, ni mi rol en esta vida
Determinan lo que soy
Decido adentrarme en una isla especial para buscar, para encontrar. Para recordar
Ahí donde todo es serenidad
Donde la energía crece y  se expande convirtiéndose en un océano de paz, de alegría
Y me siento mi mas fiel observador
Y en esa distancia entiendo
Que necesito sentir
Que pertenezco

martes, 16 de junio de 2015



BUSCANDO LA IM-PECABILIDAD

Sin pecado, sin defecto, sin imperfección…


El poder de la palabra, aquel que hace ver y entender lo que somos, lo que expresamos, lo que sentimos.
Aquel que es capaz de sanar o de provocar dolor.
Comprender su poder nos hará salvadores o verdugos
Comprender su poder nos hará libres o esclavos
Es cuestión de elección
Es cuestión de
Buscar la impecabilidad

Im-pecabilidad
En nuestras palabras a la hora de tratarnos a nosotros mismos
A los demás
Im-pecabilidad
En nuestros gestos y pensamientos
Impecabilidad…


Impecable para transformar la rabia en amabilidad, la negatividad en gestos positivos. Impecable para optar por el buen humor, la alegría y la serenidad.
Impecable para ser capaz de aceptar las opiniones ajenas sin juicio. Impecable para no  juzgarte.
Impecable para que en medio de la tormenta sepas mantener la calma.
Impecable, para decidir tomar el control de tu vida convirtiendo esta palabra en tu realidad cotidiana.

Impecable; sin mancha, sin defecto, sin imperfección.

miércoles, 3 de junio de 2015


Mantengo una actitud de absoluta quietud mientras escucho el apacible sonido del aire mezclándose  con mi pelo.
Me quedo quieta, muy quieta mientras mis pies hundidos en la arena sienten ese cálido masaje y observo cuánta paz puede haber en este instante.
Respiro ese olor a sal, a mar y me dejo llenar hasta que mis pulmones no pueden más y exhalo despacio, muy despacio permitiendo que todo mi cuerpo participe con atención plena.
No hay ni un antes ni un después, sólo el momento único e irrepetible
Dejo que mis párpados cerrados sientan la luz y el calor de un sol suave…
…y es justo en ese instante que descubro la más hermosa melodía.
El sonido de las olas que van y vienen al mismo ritmo de mi respiración
Unas gaviotas que revolotean muy cerquita de mi posición
Un perro que ladra allá a lo lejos
Unas voces que hablan entre risas.
Y siento que todo es perfecto
El viento empieza a cambiar su fuerza y el mar se agita con el
Ya no oigo las voces, ni el perro ni las gaviotas.
Abro los ojos y el paisaje ha cambiado.
Escucho el claxon de algún coche impaciente
Y saco los pies húmedos de una arena que está siendo invadida por el mar
Vuelvo a respirar profundamente mientras recojo mi silla, mi libro y mi toalla.
Y despidiéndome agradecida me dispongo a vivir otro instante de esto

Que llamamos vida.

sábado, 23 de mayo de 2015

Un soplo de aire fresco




Un instante de apacible caricia y de repente todo cambia
Sentir que en aquel suspiro hay un pensamiento que te ilumina el alma
Saber que no hay distancias, ni tiempo
Voltear el corazón ante el susurro al oído
Sentir los ojos húmedos atrapando el instante
Y unos labios cerrados que sin decir nada consiguen que lo entiendas todo.
Un  gracias que viaja directamente al corazón
Un soplo de aire fresco y de repente

 Todo cambia

domingo, 17 de mayo de 2015

¿Y ahora qué?



 Sentía que ya no podía avanzar más, que el muro de la incertidumbre amenazaba con impedir continuar  el trayecto que se impuso y decidió rendirse.
Estaba cansada de cargar con el peso de unas circunstancias que no le pertenecían a pesar de las promesas que hizo aquel día.
El sueño interrumpido de las largas noches no ayudaba a reconciliarse con aquella sensación de vacío, de soledad.
¿Y ahora qué?, se preguntó de nuevo.
¿Dónde se escondían aquellas ilusiones que le hicieron implicarse en aquel proyecto?
¿Hacia dónde encaminaría ahora sus pasos?...
Se sorprendió sonriéndose a sí misma al recordar los principios y en ese instante, en ese preciso instante entendió…
La vida no se detiene ante nada aunque tú necesites ralentizar el ritmo para observar. No importa el tiempo que te tomes para respirar tus sueños, lo importante es no dejar de tenerlos porque el horizonte, siempre estará ahí para ti.
Ya había escuchado esas mismas palabras hacía mucho tiempo, eran las mismas palabras que le dicto su conciencia cuando decidió poner todas sus fuerzas, sus ilusiones y su tiempo en aquel bello proyecto de entrega. “su sueño”. Un sueño, un delirio en los principios que fue tomando fuerza con el pasar de los días convirtiéndose en un peso que la engulló por completo…y se asustó.
Eso era, miedo. La cara del miedo que se extendía como una neblina pesada.
El horizonte sigue estando ahí para mí, se dijo.
Decidió respirar más y mejor aquel sueño que le dio ilusión, que le dio vida y devolvió a su memoria la razón por la que empezó aquel proyecto que hoy era una realidad palpable aunque le asustase, aunque a veces, le pesase.

 Y hoy lleva tatuado un letrero en su corazón que reza; Nunca dejaré de mirar ese horizonte que siempre,  siempre estará ahí para mí.

sábado, 7 de febrero de 2015

LA IMPORTANCIA DEL GRUPO


Si alguna vez habéis asistido a un concierto y os habéis deleitado con la armonía de los acordes que sonaban, entenderéis muy bien lo que hoy vengo a contaros.
 En una orquesta todos los instrumentos son importantes, todos tienen su peculiaridad que los hace especiales al oído cuando vibran en soledad  pero que aún se crecen y se vuelven más especiales cuando suenan en conjunto con el resto creando una bella melodía capaz de traspasar los poros de la piel.

Pues bien, en las relaciones humanas ocurre algo muy parecido. Todos tenemos cualidades especiales que nos hacen únicos y diferentes al resto y cuando nos unimos a personas que entonan los mismos acordes de una sinfonía que llamamos vida, esta cobra un sentido muy especial para los que la protagonizan.
La vida, el destino, Dios…me da igual como se le nombre, juega un papel muy importante en este concierto. Porque busca las maneras, las oportunidades, las excusas mas dispares para hacer que se conforme una orquesta que hará sonar las más bellas melodías.

Cuando personas en apariencia, distintas, se unen formando un grupo en el que sin saber cómo van encajando unas con otras conformando una red.
 Cuando sientes que con esa unión se está creando algo que va más allá de la mera distracción. Y apuestas y ganas…
Sientes que la vida te está regalando unas notas con las que interpretar la más bella melodía jamás escrita.

Hay notas dulces, tranquilas. Notas altas, a veces pueden ser perforantes, fuertes o tristes. Las hay solitarias, brillantes, elocuentes, dominantes o sensibles. Y aún así el pulso no deja de ser rítmico.


Un grupo que se une para apoyar, para compartir y discutir.
Un grupo que permite SER sin más…
Un grupo donde todos enseñan y todos aprenden
Un grupo dónde están permitidos los silencios
Donde si en algún momento hay una nota desafinada, el resto pone más esmero en que el conjunto suene armónico por unos momentos, por unos minutos o por unas horas.
Un grupo donde la intensidad de los momentos que se comparten resta valor al tiempo
porque están tan llenos de sentido, que es imposible describirlos

Cuando uno tiene la suerte de encontrar una orquesta donde compartir una bella melodía siente
 que todo es posible en su mundo…




domingo, 25 de enero de 2015

LA CLARIDAD DE UN INSTANTE




 Aquello que llamamos señales y que sólo le ponemos el nombre porque  hacemos caso omiso a ellas. Esas que se presentan delante de tus narices una y otra vez y bordeamos, rodeamos o esquivamos para no enfrentarnos a esa realidad que en el fondo estamos demandando e ignoramos en una obstinación obsesiva a no querer verlas.
Esas mismas que un día cansadas de que huyas de ellas se te presentan vestidas de negro reclamando su parte de protagonismo. Esas mismas que ya no puedes esquivar más porque te postran ante ellas para que calles, escuches y entiendas.
Que aquí no hay vuelta atrás porque llegó el tiempo de mirar de frente
No hay vuelta atrás porque ante ti tienes el espejo de la verdad no expresada
Aquella que escondías bajo losas de indiferencia castrando cualquier atisbo de seguridad.
Y he aquí que en la soledad del lienzo en blanco debes comenzar a trazar las líneas nuevas.
Ya no hay prisas ni evaluaciones. Por un instante el tiempo se detuvo para ti. Tu cuerpo, tu voz, tus fuerzas…bajaron el ritmo en un último intento de ayudar a clarificar el porque de esa angustia que frena todo intento de acción…
Y ahora dime… ¿qué sientes?
Qué sientes cuando te reconoces en la escena, cuando desde la distancia que te permite el atisbo de un nuevo horizonte vislumbras una nueva realidad, esa que también te pertenece por derecho.
No hay nada como la calma de un instante casi onírico para intuir la profundidad de un sentimiento.
Nada como el sentimiento de abandono total que antecede al paso firme y asumido de un despertar latente, de un aceptar que la vida, tu vida,  sucede estés o no presente.





martes, 13 de enero de 2015

MOMENTOS IRREPETIBLES





Cómo puedo mantener intacto en la memoria un momento mágico o extraordinario sin que la mente o la imaginación quieran participar en él convirtiéndolo en otra cosa distinta a la vivida.
Cómo retener la experiencia para que no se pierda entre los laberínticos recuerdos distorsionados.
Me quedo quieta, muy quieta respirando tan profundamente como mi capacidad pulmonar me permite e intento retener con el aire inhalado la imagen virgen del instante.
Suelto el aire tan despacio como puedo, tan en silencio como puedo a sabiendas de que este se acaba de convertir en pasado.
Y me despido con una reverencia de gratitud y una extraña pena en el corazón.
Porque hay momentos irrepetibles, hay momentos que se quedan incrustados en la leyenda de nuestra piel dando forma a lo somos a lo que sentimos a lo que damos…
Son esos momentos que la memoria es incapaz de reproducir por mucho empeño que pongamos en el recuerdo.

Son esos momentos de los que solo te queda un sentimiento y de los que por mucho que intentes evocarlos nunca, nunca se repetirán. Te parece que al intentar recordarlos los vivencies de nuevo…pero no, quedaron en esa exhalación lenta y consciente del momento vivido, ese que sólo es capaz de emular el sutil latido del corazón.