Seguidores

martes, 4 de mayo de 2010

Os dejo este texto anónimo que a mí personalmente me encanta, espero que a vosotros tambien.

Yo había pedido a Dios la fuerza para triunfar.
El me ha hecho débil, para que aprenda el gusto de las cosas pequeñas.
Yo le había pedido la salud, para hacer grandes cosas.
El me ha dado la enfermedad, para que haga cosas mejores.
Yo le había pedido la riqueza para ser felíz.
El me ha dado la pobreza,, para que sea sensato.
Yo le había pedido el poder, para que los hombres vinieran a mi.
El me ha dado la flaqueza, para que sintiera la necesidad de Dios.
Yo le había pedido amigos, para no vivir solo.
El me ha dado un corazón, capaz de querer a todos mis hermanos.
Yo le había pedido, de todo para gozar de la vida.
El me ha dado la vida, para que goce de todo.
No he recibido nada de lo que había pedido, pero tengo todo lo que podía esperar.
A pesar de mis ruegos no escuchados, Dios me ha ofrecido ser el más felliz de los hombres.


¡Feliz semana a todos!

6 comentarios:

Beatriz dijo...

Muy bonita reflexión. Es como para tenerla en cuenta todos los días.

Adriana Alba dijo...

Que bella reflexión Lola, Dios siempre nos escucha, sólo que algunas veces no entendemos sus respuestas!

Abrazos!

CORAZÓN VERDE dijo...

Lola creo que Dios es sabiduria por eso las cosas pasan de una determinada manera aunque a veces no podamos entender por que son así y no de otra forma, un abrazo

Sony dijo...

muchas veces pedimos a dios a que nos ayude en nuestras necesidades,pero hay que saber que dios sabe las cosas que necesitamos en nuestras vidas.

preciosa reflexion amiga,graciass por compartirla.

feliz semanita y un fuerte abrazo para ti!!!!!

filo dijo...

es verdad, tenemos todo, lo más preciado, es la vida, nuestra vida, y a veces o siempre lo echamos todo a perder, con nuestra vanidad, insensatez, avaricia,...
y lo peor creernos mejor que nadie

precioso texto, amiga

neni dijo...

es un texto precioso, y muy verdadero ya que casi nunca Dios nos da lo que pedimos, nos da lo que necesitamos, y,quizas con el tiempo podemos llegar a comprender,porque lo mando.
un abrazo, amiga