Seguidores

martes, 25 de mayo de 2010

Irene, se había cambiado de ciudad por motivos laborales hacía dos semanas. Se estaba amoldando al lugar y a su nueva vivienda.
Una mañana, cuando salía para ir al trabajo, coincidió en el ascensor con uno de sus nuevos vecinos y tras sonreírle y darle los buenos día se atrevió a preguntar;
-    Y qué tal por aquí, ¿cómo es la gente en este barrio, en esta ciudad?…
-    ¿Y qué tal la gente del lugar donde tu vienes?
Irene se quedó muy sorprendida por la respuesta de su vecino, no esperaba que le contestase con otra pregunta pero la sonrisa de este la hizo relajarse y volver a preguntar.
      -No entiendo,¿ qué me quieres decir con esto?
      - Es muy sencillo, ¿dejaste buenos amigos de allí donde vienes?
      -Siii, - dijo ella con un suspiro de añoranza.- he dejado montones de buena gente, pero bueno, lo más lejos que los tengo es a una llamada de teléfono.
Irene interrogó a su nuevo vecino con la mirada, y este tras una dulce sonrisa, le dijo:
     -si allí de donde vienes dejaste buena gente, buenos amigos, buenos recuerdos, estoy seguro que aquí, también encontrarás buena gente, buenos amigos y buenas vivencias para compartir con todos, con los de allí y con los de aquí.
Julián, que así se llamaba su nuevo vecino, soltó una sonora carcajada y añadió,
     -Cada uno encuentra lo que lleva en su corazón, si tú tienes buen corazón, seguro que encontrarás gente buena, pero si tu corazón es frío y duro…
No terminó la frase, se limitó a encogerse de hombros y cederle el paso para que saliera a la calle despidiéndose de ella con total cordialidad.
Irene sonrió al nuevo día con la confianza de que este seria un buen lugar para vivir  y comenzaría celebrándolo con sus nuevos compañeros de trabajo. – si,- se dijo para sus adentros,-esta tarde prepararé una merienda, será una buena forma de empezar a conocernos.
    


Y yo, estoy de acuerdo con el vecino, el mundo y la gente que nos rodea, en gran parte, depende de los ojos con que la miremos.  Nuestro mundo, nuestra gente, son un reflejo de lo que somos.
¡¡¡FELIZ SEMANA!!!

5 comentarios:

Sony dijo...

muchas veces ponemos la mejor de nuestras voluntades a la hora de relacionarnos con nuestros vecinos,pero hay gente para todo,hay personas que son muy cerradas,gente que casi responde a nuestro saludo,pero son asi y hay que respetarlos.

yo en mi tierra deje buenos amigos,buenos recuerdos y aqui tambien encontre buena gente y se que tambien algun dia me llevare buenos recuerdos.

un abrazo amiga lola!!!!!

ARIADNA dijo...

estoy completamente de acuerdo contigo una encuentra lo que lleva en el corazón, hermoso esto que nos compartes, besos

TIHADA dijo...

Querida Lola, es verdad que nos vamos encontrando con quienes reflejan lo que somos... Incluso aquellos que no nos agradan ¿qué nos están mostrando? ¿nuestra sombra tal vez?

UN GRAN ABRAZO !!!

CORAZÓN VERDE dijo...

Si lola, muchas veces depende de nosotros lo que ocurre a nuestros alrededor, otras no por que siempre existen las dos caras de la moneda, pero si es cierto que el buen corazón ayuda mucho, un abrazo con todo mi cariño

Adriana Alba dijo...

La vida es según el cristal con que la mires, muy bella y reflexiva historia Lola.

Un abrazo!!