Seguidores

martes, 11 de mayo de 2010





                                                                    Vampiro emocional




     Seguro que alguna vez hemos coincidido en esta vida con algún vampiro emocional.
     Este personaje es aquel que es capaz de succionar toda tu energía vital en un pequeño rato de conversación.
     Tiene todos los problemas del mundo y además, parece disfrutar ocupándose a su vez de los del resto.
     Llena su vida de complicaciones reales o ficticias y procura dar mucha más importancia a los sucesos negativos que a los que puedan aportar algo de positivo.
     Tienen el arte de amargarse la vida, e intentan hacer lo mismo con la nuestra.
Viven obsesionados con todo lo malo que sucedió en sus vidas, y lo que es aún peor, se anticipan a un futuro que por supuesto, aún incierto, ven oscuro.
     Se conforman con lo malo conocido y no se permiten la licencia de probar lo bueno por conocer torturándose y pensando en todo lo malo que les podría ocurrir.
     Se sienten solos, sin amigos, y no son capaces de comprender que las máximas que utilizan en sus vidas, son las más efectivas para precisamente conseguir ser personas notables, pero notables en el “arte de amargarse la vida”.
     Uno no puede estar continuamente esperando a que se produzca el milagro de que ciertas personas, quieran esforzarse y enfrentarse a las dificultades, de que dejen pasar infinidad de oportunidades, al centrarse sólo en lo negativo, de martirizarse con sus penas. De que no quieran reconocer sus “cualidades” para hacer frente a las dificultades. Estas personas deben darse cuenta de que el optimismo es necesario para hacer buenos amigos y además conservarlos.
     Uno se puede esforzar en transmitir ganas e ilusión por un montón de cosas que las vida nos regala, puede aceptar modos de comportarse ajenos, pero no se puede pedir que se recoja mansamente la hostilidad que provocan algunas personas que destilan agresividad, desintegración y rechazo hacia cualquier intento de acercamiento, consejo o apoyo.
     Estas personas, necesitan otro tipo de ayuda, que todo el mundo no está preparado para dar, esas personas necesitan, mucho amor, pero, amor de sí mismas.
    

                          

6 comentarios:

Lola dijo...

CORDOBESA dijo...

Hola Lola, muy cierto que hay personas que son pesimistas por naturaleza y no transmiten nada mas que tristeza y desalientos.
Tengo una buena amiga que por desgracia es así, y te digo que es muy buena amiga, pero de un pesimismo total, no sabe hablar nada mas que de penas, yo la escucho, la animo y le aconsejo pero ella es así, no lo puede remediar, y como yo lo se, la acepto y procuro ayudarle por que la quiero mucho.
Me gusto tu entrada, un fuerte abrazo.
11 de mayo de 2010 14:19

Adriana Alba dijo...

La cura es el amor, tu lo has dicho Lola, el AMOR todo lo puede, sobre todo a éstas personas que lo necesitanto tanto.

Abrazos.

TIHADA dijo...

Hola Lola, los definís tal cual!
En mi blog tenés un regalo esperándote. ABRAZOS!

Sony dijo...

hola amiga lola,debo felicitarte por tu exclente articulo.
conozco gente asi,negativa y encima les gusta revocarse en sus problemas,si no los tienen es como si se los inventasen,aunque creo que tambien estas personas les gusta llamar la atencion,porque fijate por donde,que cuando ocurre un hecho bueno en sus vidas eso si que no lo comparten,no hablan de ello,solo les gusta hablar de lo mal que va su vida,de lo negro de su futuro y hasta del mal tiempo si llueve mas de tres dias seguidos.

tambien pienso que estas personas necesitan ayuda,la ayuda de enseñarles a vivir con mas optimismo.
un abrazo amiga!!!!!!!

CORAZÓN VERDE dijo...

Que pena lola, sabes una cosa cuando una persona pasa por una depresión a causa de algo terrible que ha sucedido en su vida y casi no pude levantar cabeza por más que lo intente hasta que llega un día en que empieza a volver a caminar de nuevo y otra diferente es el pesimismo nato eso es otra cosa, pero muchas veces cuando miro a un niño pequeño pienso que los niños no nacen pesimistas ni optimistas, nacen como todos los niños para mis son cuartillas en blanco esperando muchas cosas de sus mayores ¿qué puede ocurrir en la vida de esta persona que un dia fue un niño/a esperando todas esas cosas para que se convierta en un ser amargado y pesimista? la vida a veces es muy extraña y quizás se pierde la vista y hata el oído para poder ver esos rayos de sol que existen en el camino.
Exiten también los vampiros que se alimentan del dolor ajeno, son los que se sienten bien cuando alguien está mal por que sienten que ellos no están tan mal, esto es terrible y totalmente egoísta, los seres humanos somos demasiados complicados a veces, un abrazo con todo mi cariño

filo dijo...

interesante post, Lola

ahora sí que puedo definir con certeza lo que le ocurre a un tipo de persona, que absorben por completo la energía de los demás sin aportar nada.

un beso, amiga