Seguidores

lunes, 6 de septiembre de 2010


             NO MAS RUIDOS POR FAVOR



        Vivimos angustiados por la degradación ambiental que nos rodea intoxicando nuestro aire, nuestra agua y nuestros alimentos. Y por supuesto que hemos de estar preocupados, pero, os habéis preguntado alguna vez por la repercusión que tiene en nuestro sistema nervioso la contaminación acústica. La agresión  a la que nos vemos sometidos a diario y de la que apenas nos damos cuenta?
Evidentemente, si no vivimos en el campo, es difícil protegerse del ruido, pero hay muchas cosas que podremos hacer para, al menos, rebajarlo.
Los expertos consideran  que es nocivo para la salud, cuando el ruido alcanza los 60 decibelios, y este nivel, se alcanza fácilmente a diario. La mayoría de las veces hablamos gritando, discutimos gritando, los coches, las máquinas, los aparatos eléctricos, todo ello forma una amalgama de decibelios superior en muchos casos a 80. Esto si que es una verdadera agresión. Y es cuestión de tiempo que lleguemos a detectar las auténticas lesiones que esto nos producirá a la larga. En Europa se contabilizan cada año alrededor de un millón de personas diagnosticadas médicamente como "víctimas del ruido", entre patologías meramente auditivas y graves alteraciones de los sistemas nerviosos central y vegetativo.
¿Qué tal si bajamos el volumen?

11 comentarios:

ARIADNA dijo...

de acuerdo contigo al 100% bajemos el volumen, feliz semana besos

LEONORCITA dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO. Hay veces que no puedo ni pensar cuando a la vecina de abajo le da los sabaditos por la mañana por poner la Pantoja (con todos mis respetos) para todo el vecindario, sin pensar que algunos queremos relajarnos cocinando o bien leyendo un rato tomándonos una segunda tacita de café............vamos que tolerancia CERO.

Besos............leo

VerboRhea dijo...

Los extremeños, dicen, que hablamos muy alto (¿?). Menos mal que cuando se nos lee, como a todos, somos voces en silencio :)

Subrayo todo lo que dijiste...lo malo, como tú señalaste, es que no tomamos nota...

Un abrazo, Lola.

andres lopez villar dijo...

Es una contaminación tan escandalosa
que apenas la tenemos en cuenta. Es sin duda una colaboradora del estrés, y estoy contigo , y quitar los tacones (las de arriba cuando llegan de madrugada)
¡ que bello es el silencio! y cuato o cinco decibelios¡susurros!
Un beso

Sony dijo...

hola lola,lamentablemente vivimos en una sociedad que va a mil por horas y la gente cuando llega a sus casa es muy dificil bajarle ese ritmo que acarrean durante todo el dia.
hoy en dia lo que se ha perdido creo yo es el respeto porque nadie piensa que con sus ruidos molesta a los demas y encima se suma a una cadena de ruidos que aumenta mas,entonces la ciudad y nuestros hogares se transforman en un infierno cargado de ruidos.
que pena que para disfrutar de un poco de silencio haya que hacerlo en el medio del campo,alli si que no hay gracias a dios contaminacion acustica.

excelente tema amiga,ojala sean miles lo que lean esta nota.

muchos abrazo y besos y feliz semana!!!!!!!!!

Adriana Alba dijo...

Coincido totalmente con este post Lola, hay que bajar el volumen, en todo sentido, incluso las bocinas de los autos en ocasiones son muy fuertes, lo que provoca mucho stress.
Te dejo un abrazo y buena semana

CORDOBESA dijo...

Hola Lola, de nuevo ando por aquí, después de un tiempecito descansando.
Le he dado un repasito a tu blog, he visto que has estado unos días de vacaciones, por Navarra y te lo has pasado bien, que es de lo que se trata.
En cuanto a esta entrada, te diré, que efectivamente comparto contigo que estamos rodeados de ruidos, a los que nos acostumbramos y no nos damos cuenta del daño que nos hacen. Los coches, la música a veces, los motores que hay por todos sitios e incluso hablando alzamos la voz mas de lo necesario.
Con lo a gusto que se esta en silencio, y lo difícil que es estar sin ruidos.
Seguiré visitándote. Un abrazo enorme.

TIHADA dijo...

Hola querida Lola, estoy de acuerdo, y en lugar de ruidos escuchemos música que alimenta el alma!
Un gran abrazo!

Isabel dijo...

Claro que me lo he preguntado muchas veces, es una barbaridad.
Hay muy poco respeto hacia los demás en este aspecto.

Yo intento tomar nota...
Un saludo.

CORAZÓN VERDE dijo...

Lola pase a decirte algo, por favor jamás dejes que se duerma la niña interior que llevas dentro, la que cree en un mundo mejor y en la esperanza, un abrazo

alim dijo...

En mi trabajo utilizamos tapones para los oídos por la cantidad de decibelios que soportamos al día.Como hace poco que nos han obligado a llevarlos,y ya trabajamos muchos años en la empresa tengo compañeras que sufren leves pérdidas auditivas. Todas coincidimos en que cuando llegamos a casa del trabajo estamos como medio histéricas pidiendo a todo el mundo que hable bajito y que bajen el volumen al televisor.
Además,este año que he compaginado trabajo y estudios he notado que me costaba mucho concentrarme en mis apuntes después del trabajo.
Tomemos nota y bajemos el volumen, porque el ruido es mucho más dañino de lo que parece.
Feliz fin de semana!!!