Seguidores

martes, 13 de enero de 2015

MOMENTOS IRREPETIBLES





Cómo puedo mantener intacto en la memoria un momento mágico o extraordinario sin que la mente o la imaginación quieran participar en él convirtiéndolo en otra cosa distinta a la vivida.
Cómo retener la experiencia para que no se pierda entre los laberínticos recuerdos distorsionados.
Me quedo quieta, muy quieta respirando tan profundamente como mi capacidad pulmonar me permite e intento retener con el aire inhalado la imagen virgen del instante.
Suelto el aire tan despacio como puedo, tan en silencio como puedo a sabiendas de que este se acaba de convertir en pasado.
Y me despido con una reverencia de gratitud y una extraña pena en el corazón.
Porque hay momentos irrepetibles, hay momentos que se quedan incrustados en la leyenda de nuestra piel dando forma a lo somos a lo que sentimos a lo que damos…
Son esos momentos que la memoria es incapaz de reproducir por mucho empeño que pongamos en el recuerdo.

Son esos momentos de los que solo te queda un sentimiento y de los que por mucho que intentes evocarlos nunca, nunca se repetirán. Te parece que al intentar recordarlos los vivencies de nuevo…pero no, quedaron en esa exhalación lenta y consciente del momento vivido, ese que sólo es capaz de emular el sutil latido del corazón.

5 comentarios:

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Lola, un excelente texto donde los recuerdos y la memoria no siempre resultan con la misma intensidad con que sucedieron, pero a pesar de ello, prefiero recordarlos para sentirme que sigo viva.
Gracias por tu visita, me he alegrado de verte en mi casa.
Un gran abrazo.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, cuando algo nos toca el corazón, queda impreso en el alma como algo sagrado y nunca lo olvidamos...Es cierto, que con el tiempo se distorsiona, pero queda la esencia de ese momento acunándonos siempre. Bendita memoria, que nos permite recordar lo bueno y esperar siempre lo mejor, gracias a la experiencia y a la fé.
Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tu profundidad, amiga.
M.Jesús

Ernesto. dijo...

Bellas palabras para definir instantes de vida. Irrepetibles todos ellos, sí, en sí mismos. Pero se siguen viviendo otros parecidos. De mayor o menor intensidad creo que es irrelevante. La esencia está en el instante. Lo único real.

Despedir con gratitud... ¡Dulce!

Un gran abrazo amiga.

Josiel Dias dijo...

Olá, gostei bastante deste site. Já virei um seguidor.
Aproveito a oportunidade para compartilhar com vocês
nosso blog. Ficaremos felizes com vossa visita e mais ainda se
seguir-nos.
Atenciosamente

Josiel Dias
http://josiel-dias.blogspot.com
Rio de Janeiro

Ernesto. dijo...

Un fuerte abrazo Lola.

Que tengas un buen fin de semana.