Seguidores

miércoles, 21 de julio de 2010




LA MUJER DE ANUNCIO

Cierra la revista y pensativa dirige la mirada hacia el tráfico que envuelve a estas horas la ciudad. Desde la ventanilla del autobús, obtiene una visión casi exacta de cómo marcha la vida… carreras  y más carreras, prisas por llegar a ninguna parte, miradas a veces vacías a veces perdidas, las tiendas abarrotadas para comprar de todo o no comprar nada… en fin, la visión perfecta de la barbarie en la que nos vemos envueltos  de una u otra manera todos o casi todos los mortales.
    Tiene la tentación de volver a abrir la revista, pero lo que estaba leyendo casi la hace entrar en una crisis de identidad y decide seguir recreándose en el espectáculo que le ofrece su viaje. Esto si cabe es más entretenido, y juega a imaginarse la vida de los transeúntes porque piensa que en sus caras y en sus gestos se delata todo lo demás.
     Está tan distraída que olvida pulsar el botón que indica al conductor que bajará en la próxima parada, y como es lógico el autobús prosigue su marcha, ahora le tocará andar un poco más de la cuenta, aunque eso no le vendrá nada mal, según la revista que estaba leyendo es lo que siempre deberíamos hacer, bueno ponía bajarse una parada antes no una parada después, pero para el caso es lo mismo…
     De camino a casa, se encuentra con una “amiga” y se entretienen hablando un rato, aunque cuando se despide de ella maldice haberla encontrado, - lo que me faltaba, no tengo bastante con los comentarios de la revista, que tiene que venir esta a terminar de amargarme la tarde”- pensó algo irritada;
     Sus comentarios le retumbaban en la cabeza como una traca de petardos en plena siesta.- Parece que estas más rellenita que la última vez que nos vimos, ¿no estabas yendo a un gimnasio?.. Hay que ver como pasan los años, chica no perdonan…                         
   “Será desgraciá la tía, a ver si se cree que ella es inmortal, encima va y remata la frase” . –chica tu si que vives bien, por ahí de paseo, yo como ando siempre tan liada, no tengo tiempo de nada.-… Anda y que te ondulen con la permanent,  sabrás tú lo liada que voy yo.
     Bueno y bueno, menudo cabreo llevaba la pobre, repasó mentalmente lo que le ponía la revista sobre como no debemos de dejarnos influir por los comentarios de la gente,- “no me afectan los comentarios de los demás, eso es sólo una opinión”. “soy una persona fuerte y segura de mi misma”… Y un cuerno, se dijo.
     Entró al supermercado a por un par de cosas, y como siempre, acabo cargada de  bolsas hasta los dientes. Se había pasado la tarde de librería en librería intentando conseguir un libro que le habían pedido a su hijo en el instituto, había llevado los zapatos del marido a poner tapas, y entre recado y recado se había hecho la cera, todo un suplicio para estar a punto.  Eran las 8 de la tarde cuando entraba por fin en casa cargada como una burra. Aún no había sacado las llaves de la cerradura cuando oyó un grito desgarrador.  ¡Mamá, donde está mi camisa azul!, era su hija de l6 años, de repente otro vozarrón desde la cocina le gritaba, ¡Has comprado el jamón, tengo hambre! , esta vez era el segundo hombre de su casa. El primero estaba a punto de llegar del trabajo y quería la cena en la mesa. Dios que locura, claro es lo que tiene vivir bien…
     Eran las 11 de la noche cuando por fin, todos satisfechos, se fueron a dormir, todos menos ella que se quedaba en el salón saboreando los treinta minutos más dulces del día, la soledad, y silencio…
     De nuevo cogió la revista que tenia a medias, esta vez el artículo trataba sobre como cuidar el cuerpo para parecerse a la chica de la foto que debía tener unos 17 años mas o menos…gimnasio, dieta  sana, largos paseos sobre unas playas idílicas o en su defecto por un bosque frondoso… Chupao,  pensó en lo que hacía ella todas las mañanas a primera hora. Se iba a un gimnasio, que estaba a unos 25 minutos de su casa, andando claro está, donde sonriente le esperaba la señorita rotenmeller del fitnes… ¡ocho, y ocho más, y otras ocho de regalo ¡ así una hora todos los días ¡ Todo esto para que venga la pánfila esta a decirme que me ve más rellenita. Pensó.
     Luego nada de dulces, nada de grasas, nada de fritos, ¡Jesús, que fatiga de vida!
     Vale, de acuerdo yo lo hago todo como dice aquí y sigo sin parecerme a esta de la foto. Las cremas, se me olvidaban,  eso es muy importante tengo la hidratante, la nutritiva, la antiarrugas, el contorno de ojos, la anticelulítica, la reafirmante…
     Y los geles y el champú, para un pelo espectacular.
     Cerró la revista agotada de tanta información para ser la mujer perfecta y encendió la tele. Gran error, más de lo mismo anuncios y más anuncios que nos ofrecen productos estupendos procesados y listos para ser consumidos sin demasiado esfuerzo y con unos resultados sorprendentes… A veces le daba la impresión de que más que animarla a comprar lo que hacían estos anuncios era recriminarle que si no los consumía seria más sucia, mas fea, menos inteligente…porque esa es otra, ahora también podíamos aprender en las miles de revistas que inundan los quioscos como ser mejores personas , mejores amigas, mejores madres y esposas, cómo practicar mejor sexo, cómo cocinar mejor, en definitiva, que nos regalan en forma de fascículos cómo ser súper-woman en un plazo de pocas semanas, lo malo es que si no lo consigues, no te devuelven el dinero, ni la autoestima…
     De repente recordó algo que había leído no hacía mucho y rebuscó entre sus apuntes porque tenía la costumbre de anotar aquello que más le llamaba la atención, lo encontró y complacida se dispuso a refrescarlo en su memoria:

     No quiero que me sigas por el camino que yo recorro en busca de una meta.
     Sigue tu propio camino, el que se corresponde con tus inclinaciones más íntimas.
     Nunca aceptes una afirmación sólo porque esta escrita, aunque sea cien veces verdadera.
     No es sin embargo, tu verdad, no es tu experiencia y por lo tanto no te pertenece.
     Haz realidad tu verdad, sólo entonces te pertenecerá.
   
     Sonrió  y se dispuso a aceptar su realidad y su verdad diciéndose:
     Hago deporte porque me gusta y le sienta bien a mi cuerpo y a mi mente
     Practico relajación porque me da tranquilidad.
     Estudio porque soy curiosa y me satisface aprender.
     Uso cremas y perfumes porque me gusta verme bien.
     Me enfado porque tengo un carácter. Grito cuando mi cuerpo y mi espíritu lo necesitan.
     Y sonrío, y  disfruto con los amigos y la familia porque me da fuerzas y energía..
     En definitiva, pensó, vivo la vida, con lo bueno y lo malo y tengo la suerte de poder elegir cómo quiero vivirla. Y ni mil revistas, ni anuncios prometedores de milagros me podrán dar aquello que yo elija para ser un poquito más feliz cada día.
     Apagó el televisor y las luces del salón, se fue al baño,  se limpió la cara y los dientes, se echó sus cremas antiarrugas, su contorno de ojos, se echó unas gotas de perfume, y tras arropar y besar a sus hijos que dormían a pierna suelta, y pensar que los quería con locura, se dispuso a acurrucarse junto a su marido, cerró los ojos y se durmió con una mueca de satisfacción en sus labios.
          Lola Conesa Artés  

9 comentarios:

ARIADNA dijo...

Que bien lo has narrado, yo estaba apunto de tirarme a llorar y al final vienes a hacernos resurgir como el ave fenix yo al igual que tu protagonista me voy con una sonrisa de satisfacción en os labios, buenisimo post has hecho hoy, me encanto, besos y abrazos

Sony dijo...

que historia mas real amiga,es verdad que muchas veces no tenemos tiempo ni para cepillarnos el pelo,pero cuanta satisfaccion nos produce esos minutos en que el silencio de la noche nos envuelve,un silencio que pareciera que nunca llegara,pero llega y es ahi cuando nos tomamos esos cinco minutos para nosotras,pensando,volviendo a pensar,repasando las obligaciones del nuevo dia que nos espera y de repente los ojos se entornan y debemos buscar la cama al tanteo porque nos dormimos de pie,pero con que paz dormimos por las noches sabiendo que hemos dado lo mejor de nosotras a quienes nos rodean.

un besote enorme amiga,me encanto tu relato!!!!!!!!!

CORAZÓN VERDE dijo...

Lola es precioso lo que has escritos, es una historia muy real, la historia de muchas personas, pero en realidad las cosas se ha de hacer por que te hagan feliz no por que los demás te digan que las hagas, la felicidad consiste en hacer aquello que realmente te hace feliz, le guste o no a los otros, un abrazo con todo mi cariño.

Ana dijo...

Muy bueno .. es que la vida hay que vivirla minuto a minuto .. con lo malo y lo bueno .. pero sentirse vivo ... y vivir .. Un abrazo amiga

Adriana Alba dijo...

Que buen relato Lola, algunas mujeres están presionadas por la sociedad, otras por la familia y otras por ellas mismas.
siempre crei que lo importante no es la cantidad sino la calidad y sentirse en paz con una misma.

Gracias Lola, un abrazo!

Lectores Inquietos Poemas dijo...

Hola amiga muy bueno tu relato sobre el tiempo a nadie le sobra
para poderlo disfrutar seria un lujo tener un poco de tranquilidad.

Un abrazo besos que tengas
un feliz dia...

Mariajoriso dijo...

Hola amiga de vuelta de mitad de vacaciones.
Que relato mas bueno, realidad y sencillez .
Me gusto muchoooo
Risoabrazos Mediterraneos.

gaviota dijo...

siempre repasamos en la soledad de la noche todo lo pasado lo sentido y deseado soñado y esparcimos cual veladuras de sueños lo compartido besitos gaviota

filo dijo...

estupendo y eficiente relato sobre la mujer de hoy, podemos ser una de nosotras, lo que vaga por nuestro mundo interior y esa impronta de ser una supermujer a cualquier precio,
sobre todo me gusta la reflexión interior del final, porque da esperanzas a nuestra vida.

muy bueno, Lola