Seguidores

miércoles, 7 de julio de 2010

Dedicado muy especialmente a mi hija. Le escribí esta carta hace un año y hoy quiero recordarla y compartirla con su permiso con todos vosotros.

 

Camina hacia su mayoría de edad y en su cuerpo y en sus actos, se van dejando ver las huellas que delatan una madurez inminente.

   Los sueños por cumplir van tomando forma y hemos de asumir que “ya” no somos el centro de sus vidas.

   Miramos con nostalgia la evolución de nuestros hijos, asustados, preocupados por el
rumbo que puedan tomar sus vidas sin fijarnos apenas en como sus sentimientos, sus emociones, se precipitan haciéndonos testigos mudos de su crecimiento emocional.

   De repente, un día, te das cuenta de que profesan un sentimiento de amor e ilusión profundo, sincero… y tú, no eres la protagonista de su historia. En el escenario de su vida aparece otro personaje.

   Lo que hasta hace poco te parecía cosa de niños, empieza a cambiar. Un acontecimiento inesperado te hace despertar y darte cuenta, que los sentimientos de tu hijo que tú tenías por inocentes, son fuertes, profundos y reales. Están enamorados con mayúsculas, y lo sabes, porque reconoces ese sentimiento. Suspiran por alguien que no es de la familia, necesitan de la presencia, la cercanía, el tacto de este otro personaje que “ya” forma parte de su historia real.

   No sabes si el sentimiento de la otra persona es tan intenso y profundo como el que siente tu trocito de vida por él, ni siquiera sabes si perdurará en el tiempo. Lo que sí sabemos es que acaban de abrir de par en par la ventana más hermosa de la vida, y nosotros desde nuestra posición de meros espectadores, no podemos por menos que sonreír y aprender de ellos, que viven el presente con tanta intensidad como nosotros lo hicimos en algún tiempo de nuestras vidas.

   Sólo nos queda disfrutar con ellos esta etapa tan especial, con el único deseo de que sus sentimientos sean correspondidos en la misma medida, porque al  fin y al cabo, la persona que es capaz de hacerles felices, merece cuanto menos todo nuestro respeto.

8 comentarios:

TIHADA dijo...

Querida Lola, una carta escrita desde todo el amor y el deseo de que tu hija sea feliz.

Tal vez sea difícil ver crecer a los hijos y aceptar sus decisiones, en algunas ocasiones diferentes a lo que los padres esperaban. Pero eso es parte del crecimiento, tener las propias ideas, gustos, etc y los padres deben amar a sus hijos con todas las diferencias e incluso a veces aprender de ellas.

Con esta hermosa carta presentás un lindo tema Lola.
Un abrazo enorme!!!

PD: QUEDÓ LINDA LA BRUJITA!!!

Adriana Alba dijo...

Que bella carta, colmada de amor y bendiciones.
Realmente me ha emocionado Lola, tus palabras fueron como pétalos de rosas sobre el satinado corazón que encierra tan profundos sentimientos!!

Abrazos!!

Sony dijo...

hola amiga lola,me has robado hoy algunas lagrimitas de emosion al leer esta hermosa carta tan emotiva y llena de sentimeintos que le relataste a tu hija.
me hiso recordar cuando yo tambien tuve su edad,las ilusiones,los miedo,la ansiedad,la incertidumbre,la alegria y ese cosquilleo en la barriga jajajajaj.

cuanta emosion debe haber sentido tu hija al leer estas palabras escritas con tanto amor.

muchas gracias por compartila amiga,recibe un fuerte abrazo desde este corazon aun emosionado!!!!!!!!

ARIADNA dijo...

que bonito, muy sentido, y no podia ser de otra forma ya que las mamis son lindas, toda la felicdad del mundo para ti y tu hija, un abrazo

Rufi García Nadal dijo...

Querida Lola, nadie mejor que las madres para entender lo que muy bien has espresado con tu escritura sincera. La madre naturaleza es muy sabia y vemos en el reino animal lo que se dice abandonar el nido y lo asumimos pero........nos diferenciamos de que pensamos para bueno y para malo y no queremos que nadie les pueda hacer daño y ese miedo va por dentro , pero si le hacen, como madres estamos y eso es lo que debemos transmitir, en definitiva Amor.
Un beso

Ana dijo...

Una carta escrita con el corazon .. has dejado parte del alma en ella .. es dificil ver crecer a los hijos .. pero es la vida sabes la abuela decia me decia " farruca los hijos no son nuestros son de la vida .. Dios nos los presta para que los ayudemos andar .. luego desplazan sus alas ... ale a volar "
Muy linda la brujis

filo dijo...

bellísima carta a tu hija;
y tengo que decirte que la entiendo y comprendo porque yo estoy viviendo con mi hijo de 18 años lo mismo,
qué hermoso es lo que estamos viviendo, el despertar a la vida de nuestros hijos, y somos los primeros en asistir a ese palco tan especial...


preciosa entrada,Lola

un beso fuerte

alim dijo...

que carta más hermosa. Yo tengo un hijo adolescente y le deseo todas esas cosas bellas que dices en tu entrada.
ya tengo la brujita, pronto vendrá a mi página.
Decirte también que me gusta mucho la nueva plantilla de tu blog, me ha servido para animarme a cambiar la mia, que queria hacer hace tiempo pero no me decidía.
feliz fin de semana!!