Seguidores

miércoles, 2 de abril de 2014

El abrazo secreto


                  


Existen épocas en las que el silencio acompaña más que la palabra.
Hay momentos donde la quietud aparece para calmar esas aguas que removidas,
no te dejan ver con claridad lo que el alma esconde, lo que en realidad necesita…

Quieres contar, explicar, compartir…pero algo en tu interior te susurra; - “silencio”…
Y obedeces porque entiendes que así ha de ser, porque necesitas de la quietud para visualizar ese fondo claro, limpio, transparente. Ese que te hará descubrir una visión más nítida de lo que ya conoces, de lo que intuyes, de lo que vas recordando.
Y dando paso a los mensajes que aquellos que te precedieron fueron dejando en tu memoria, intentas retomar el relevo sin juicios, sin dolor ni dudas. Simplemente
 entendiendo, perdonando y aceptando.

Y es que se necesitan épocas donde el silencio acompañe más que la palabra
donde la quietud amanse las turbulentas aguas que nos hacen perder de vista el horizonte, para poco a poco ir recuperando ese espacio cedido a un impostor que sin ser invitado pensó que venía para quedarse.




A pesar de mis ausencias, os llevo siempre en mi corazón. Lo sabéis, verdad???
Gracias por seguir ahí


15 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Hago mías tus palabras,Lola. El silencio nos devuelve a nuestra esencia,a nuestra libertad y dignidad...Nos dá la fuerza para seguir adelante conscientes de lo que somos y adónde vamos...Y de paso,dejamos de lado a ruidos,problemas o intrusos,que quieren habitarnos.
Mi felicitación y mi abrazo grande por tu buen hacer y cercanía.
M.Jesús

ana dijo...

Querida Lola, te comprendo perfectísimamente, es cierto que el silencio es el único que calma las aguas revueltas de nuestra mente. Guarda silencio el tiempo que necesites, nosotros esperamos tus post. Un abrazo

Ernesto. dijo...

A pesar de tus ausencias Lola te llevamos en el corazón... Siempre.

Esos silencios son vida, y necesarios. ¡Bienvenidos pues!

Un gran abrazo amiga mía. Un placer saberte ahí.

RECOMENZAR dijo...

Maravilloso blog
con un sentido de la realidad increible
me encanta haberte encontrado

Sneyder C. dijo...

Hay veces que necesitamos ese silencio para poder visualizar de manera clara aquello que nos perturba.

Un cálido abrazo

Amapola Azzul dijo...

Todo es necesario, Lola.
Besos.

ROBERTO ANGEL Merlo dijo...

Nada fortifica tanto como el silencio porque a nadie perjudicó haber guardado silencio.
Tus bellas palabras lo dicen de otra forma, pero la conclusión es la misma-
Un abrazo

Ernesto. dijo...

Un abrazo Lola.

José Ramón dijo...

Lola Felicidades en este día tan especial Feliz fin de Semana Saludos

http://creatividadeimaginacinfotosdejosramn.blogspot.com.es/

Universo dijo...

En el silencio crecemos y fluimos, el silencio aquieta el alma y te permite asociar los sonidos con la nota de tu alma.
Lola, un cálido abrazo.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Querida Lola, ese silencio es muy conveniente, un silencio interior donde el alma encuentra la paz y puede ordenar su vida.
No lo pierdas nunca, allí encontrarás a Dios que te guía en tus decisiones.
Un beso de ternura
Sor.Cecilia

ana dijo...

Lola, felicidades, aunque con un día de retraso, ayer se me paso, sé feliz, un abrazo

Nel Morán dijo...

El silencio es el auténtico amigo de la palabra. Cuando callas expresas todo cuanto deseas expresar.

Saludos

Ernesto. dijo...

Un gran abrazo para ti Lola. Me alegra verte aparecer por la red.

Los zaguanes de antaño son todo un recuerdo de sabores gratos. En este caso los protagonistas fueron los padres de mi esposa.

Hasta pronto.

chusa dijo...

Hola Lola, vengo desde un blog comùn y aunque solo he leìdo pausadamente esta entrada me ha fascinado el modo que tienes de expresarte, el querer refugiarte donde el silencio acompañe más que la palabra. Necesidad que siento a menudo.
Un placer haber llegado aquì.
Saludos desde Venecia,
Chusa