Seguidores

domingo, 26 de febrero de 2012

 

Sin marcar el camino, se dejó llevar por aquellas señales de las que tanto había oído hablar.
Decidió que por esta vez, las normas que obedecían a su mecánica conducta fueran elevadas por el viento como aquellas hojas que veía danzar libres y que juntas emprendieran su viaje hacia páramos desconocidos.
Tras el miedo inicial a lo desconocido, encaminó sus pasos con la sola presencia de aquella sombra que jamás se separaba de aquel cansado cuerpo y anduvo sin rumbo perdiendo el control del tiempo y  en ciertos momentos del espacio que habitaba.
Y a pesar de aquella pesada soledad, por primera vez en mucho tiempo, se sintió libre.
Hubo una época en que se habría cuestionado su decisión hasta el punto de hacerle desistir del intento, pero ahora…ahora todo era distinto. El mundo había cambiado, la imagen de si mismo había cambiado.
Se había pasado media vida persiguiendo un sueño que una vez materializado se esfumaba con la misma virulencia con que lo recibía. La euforia desproporcionada del primer momento dejaba paso al desconsuelo y otro onírico anhelo aparecía en el horizonte con la intención de hacerle olvidar al anterior. Y así una y otra vez iba cayendo en las garras de su conducta insatisfecha.
Y en estos momentos…
Lo había conseguido, había vencido a la bestia porque ahí estaba el, sin normas, sin reglas, sin su traje hecho a medida y no tenía miedo. Por primera vez en mucho tiempo, sus deseos habían cambiado de dirección. Sus prioridades ya no aparecían en rótulos luminosos.
Por primera vez en mucho tiempo anduvo dejándose llevar por las señales de su corazón. Su mente intentó convencerlo, sus pensamientos se atrincheraron reclamando su protagonismo. Pero el…él se hizo fuerte. Había cambiado sus prioridades. Ahora el decidía y su mente obedecía aunque no sin cierta resistencia.
Al final de aquél desconocido y largo camino sintió que la convivencia podía llevarse a cabo si corazón y razón caminaban de la mano, sin hacerse sombra, sin robarse el protagonismo de una vida que al fin y al cabo había descubierto que su perseguida prioridad en cualquier caso era la misma, aunque errasen en el lugar de su búsqueda.
Porque al final su sueño, su deseo y su necesidad sencillamente no era buscar la felicidad sino
SER felicidad



domingo, 19 de febrero de 2012

¿QUÉ BUSCAMOS REALMENTE?



¿Buscas algo?
Es una pregunta que si te la planteas estando alerta y en consciencia te lleva a la Vida. ¿Deseas, quieres, buscas algo?
¿Puede ser que la razón primera de todos tus deseos y dependencias seas tu profunda soledad y desazón? Medita sobre el profundo y a veces inadvertido dolor de vivir: vacío, soledad... medita.
¿Es posible que todo este sufrimiento lo intentes tapar con ideales, creencias, personas, vivencias y cosas?
¿Podría ser que si reprimiéramos el deseo, éste explotase?
                             QUIEN NO BUSCA NADA LO OBTIENE TODO
                                                                                                          (La página de la vida)





Qué queremos realmente en la vida; riquezas, amor, posición. ¿Sabemos realmente lo que buscamos, lo que deseamos?
Generalmente se siguen creencias, sistemas o ideales porque pensamos que eso nos traerá más satisfacciones personales, pero llega un momento en el que te cuestionas si esta realidad, es tal.
Acumulamos conocimientos pensando que con ellos seremos capaces de descubrir “la verdad de la vida”…¿qué verdad?, si en el momento que parece que hemos descubierto algo y tras la emoción primera, andamos perdidos nuevamente y preparados para seguir indagando en un proceso agotador que parece no tener fin.

Y es que nuestro querido y amado pensamiento, juega con nosotros sin piedad. A el no le gusta vernos tranquilos y confiados. Necesita estar estimulándonos continuamente con historias interminables para así ser dueño absoluto de nuestro auténtico YO, un yo ficticio e irreal donde juegan los miedos, los deseos, los anhelos, los conflictos…
Cada vez que intentamos descifrar, comprender los problemas que nos rodean, entramos en conflicto y de nuevo nos vemos inmersos en el círculo vicioso de etiquetar absolutamente todo lo que acontece en nuestra vida.
Necesitamos cambiar el objeto de nuestro deseo, necesitamos cambiar nuestra mente.
Necesitamos salir de esta niebla que nos impide tener una visión clara para no dejarnos engañar por las apariencias.
Necesitamos un cambio de conciencia en la que el ser humano sea capaz de buscarse a sí mismo y re- encontrarse haciéndose una reflexión crítica sobre la realidad que lo envuelve, superando las situaciones sin forzarlas, sin justificarlas ni cuestionarlas, obteniendo una visión global para así dejar que esta misma conciencia actúe, se expanda
y nos impulse a superar y a crear una nueva realidad en la que nos preguntaremos…
¿Me sigo agarrando a lo superficial o empiezo a desear lo fundamental?






domingo, 12 de febrero de 2012

LA LLAVE


Inundada de aquella luz brillante
Sumergida en  aguas puras y cristalinas
La encontré
Descansando
Serena

Su brillo inundó mi conciencia
Mientras me recitaba
El mantra de la vida
Y en su silencio
Mi canto enmudeció

Y miro aquella llave
Que abre los portales
Y siento que la toco
Y la rozo…
…Se me escapa

Al alma le falta la palabra…
Vuelvo a mirar en el agua
Y la veo allí
Esperando
Quieta.

Dejo de pensar
Me adentro en su brillo
Sigo  despierta
Descansando
Serena






lunes, 6 de febrero de 2012

RECETA

Hoy quiero dejaros una receta que encontré en el blog alternativo y que creo que no tiene desperdicio.
Si la elaboramos a menudo seguro que nuestro cuerpo nos lo agradecerá.
A ver que os parece.


He elaborado una receta para cocinar la realidad y que tengamos alternativas a tenerla que comer siempre cruda. Y ahí va. Veamos, primero los ingredientes:
500 grs de confianza en uno mismo
500 grs. de sueños
500 grs de fe
250 grs de tolerancia
250 grs de flexibilidad
Elaboración: coges los 500grs de confianza, los mezclas con tus capacidades y virtudes y los sofríes. A fuego lento, para dejar que las dudas y los errores que cometiste en el pasado se evaporen y su presencia no te paralice para seguir avanzando.
Después de 10 minutos le añades tus sueños, aquello que quieres conseguir, aquello que quieres cambiar o mejorar. Añades también la fe necesaria para creer que todo llega, que todo es posible. Lo mezclas todo y lo dejas cocer otros 10 minutos.
Al final le añades la tolerancia y la flexibilidad en la cantidad que se indica o incluso superior. Toda la necesaria para integrar la creencia de que todo aquello que nos ocurre en la vida es necesario para un aprendizaje a partir de la experiencia. Para convencerte de que el fracaso y la frustración no existen, son sólo oportunidades de seguir cocinando en la vida. ¡Otros 10 minutos de cocción y listo!
Pero el resultado final de la receta dependerá de si elijes mantenerte en tu hábito de juzgarte por tus errores y sentenciarte una y otra vez por ellos o si, por el contrario, decides desarrollar tu capacidad para amarte, aceptarte y comprender que el plato que acabas de obtener es el que mejor podías obtener aquí y ahora.
Este plato es bajo en calorías, no indigesta y ayuda a crecer, madurar y ser feliz aprendiendo. Yo te recomiendo que lo sirvas bien caliente, recién hecho y lo comas acompañado de un buen vino y, sobre todo, que lo disfrutes en buena compañía.

Autora: Itziar Azkona Coach by NLP Academy of Croydon with J.Grinder


miércoles, 1 de febrero de 2012

¿RECUERDAS ESOS INSTANTES?





Estoy segura de que alguna vez habéis sido conscientes de estar sin pensamiento alguno.
Es muy posible que estuvieseis mirando ensimismados algún bello paisaje, o porqué no realizando alguna actividad como limpiar, esperar en la cola del autobús etc., etc. Os encontrabais tan  presentes, tan conscientes que ni os percatasteis del ruido externo e incluso desapareció el  parloteo de vuestra mente aunque solo fuese por unos instantes.
Seguro que sí habéis podido disfrutar la experiencia, pero como casi todo en esta ajetreada vida, se os pasó inadvertido.
Lo verdaderamente cierto e importante es que ocurrió algo grande en esos instantes de quietud aunque no os hayáis parado a pensarlo…
Asististeis al principio de un cambio que va del pensamiento hacia la presencia consciente. Fuisteis más allá de la mente, sin interpretaciones, de manera espontánea.
Normalmente estamos encerrados en nuestra jaula de conceptos, todo tiene que tener nombre, explicación. Todo lo procesamos y lo pasamos por nuestros filtros personales, y no nos damos cuenta que el pensamiento es útil pero nos limita, nos aprisiona haciéndonos olvidar que este, es sólo un pequeño aspecto de lo que en realidad somos.
Los pensamientos son egoístas, necesitan tenernos controlados todo el tiempo. Por eso hemos de aprender a controlarlos, a no hacerles excesivo caso.
Cuando descubrimos esa otra dimensión de no pensamientos, nos liberamos en cierta medida, no nos maltratamos ni maltratamos a los demás. 

Y una paz interna entra en nuestra vida a través de la presencia. 
Encontramos la esencia misma de nuestro ser, nuestra propia y divina naturaleza.