Seguidores

viernes, 8 de enero de 2010

Sentimiento en estado puro



Empieza por una caricia suave; su mano derecha pegada al corazón mientras su mano izquierda comienza la danza nostálgica de la chacona de Bach. En la sala el silencio sepulcral, respetuoso. El aliento contenido, nos hace emerger a las raíces más profundas del sentimiento. El pianista como poseido por el espíritu de las notas que crea, se deja llevar por un sentimiento de dolor contenido,las respiraciones aumentan con la misma intensidad que el sonido que con enorme maestria, inunda cada rincón de la sala, cada poro de nuestro cuerpo haciéndonos partícipes de la dramática historia que estamos presenciando, se percibe el dolor,el sentir íntimo y duro de aquél que creó en forma de despedida la mas bella y triste historia de amor.
La música escuchada por sí misma,ya es hermosa, pero si además conocemos la historia por la que fué creada, cobra toda ella un sentido mucho más especial y conmovedor que nos traslada en el tiempo y en el espacio.
Esta obra de exsaltación extrema,nos maravilla y nos llena de misterio en esta pieza fúnebre que bach creó para su esposa a la que amaba profundamente y que murió de una grave enfermedad mientras él, se encontraba de viaje.A su vuelta y trás el dolor de no poder despedirse de ella creó esta maravillosa pieza plagada de sentimientos. Siempre se ha dicho que la vida nos pone a prueba constantemente y que debemos sacar algo bueno de todo ello, y en este caso queda patente el regalo de esta obra creada del dolor e interpretada por alguien que la hace sentir como suya, convirtiéndonos a los espectadores en partícipes igualitarios de este drama magistralmente interpretado con una sola mano, donde todos; compositor, interprete y espectador,forman un tándem perfecto de sentimientos universales.
Está claro que la música es el puente de unión perfecto donde no existen categorias sociales, donde todas las generaciones se encuentran, dónde presente, pasado y futuro, comulgan juntos. La música aviva el espíritu y calma la mente, es capáz por ella misma de hacernos entrar en una espiral de sentimientos profundos, escondidos a veces, y otras muchas a flor de piel, en la música es donde en definitiva, encontramos el perfecto reposo para el alma tan necesario en el devenir diario.

1 comentario:

Geles dijo...

Muy bello Lola. Intenta, si puedes, colgar la pieza de música. Un beso