Seguidores

miércoles, 11 de mayo de 2011

POR UN MUNDO SIN QUEJAS








21 días sin quejas


El juego parte de la idea creada por Bowen en su libro (editado por Grijalvo en Méjico), sobre “un mundo sin quejas”.
La idea que tuvo gran aceptación, consistía en colocarse una pulsera en la muñeca y resistir 21 días sin lamentarse por nada ni una sola vez. Si durante este periodo los participantes emitían algún lamento, debían cambiarse la pulsera de muñeca y volver a empezar el reto de 21 días. Los resultados fueron sorprendentes. La mayoría de los participantes logró superar la prueba, pero les costó un mínimo de cinco meses.
Tengo que deciros que yo participé como miembro de los talleres de psicología a los que asisto y ni me acuerdo la de veces que me tuve que cambiar la pulserita de mano, al principio me lo tomé un poco a guasa, pero luego me dí cuenta de que la cosa era más seria de lo que en principio pudiera parecer.
Veréis, estamos inmersos en la cultura de la queja, nos quejamos por  todo y al cabo del día, si contabilizáramos nuestras quejas nos asombraríamos. Yo, que pensaba que no me quejaba por nada…menuda sorpresa me llevé. Cuando lo comentaba con mis compañeras nos dimos cuenta de que la queja, se había convertido en una pandemia en nuestras vidas. (el tráfico, el tiempo, los políticos, la salud, el dinero etc,etc).
Conclusión, que lo único que ganamos con la queja es SENTIRNOS PEOR.
Con la queja nos conectamos con campos de baja energía que nos debilitan, nos hacen vulnerables a enfermedades, conflictos sociales y carencias. Por el contrario, si hablamos de GRATITUD, nos conectamos con campos de alta frecuencia de energía, desarrollando nuestro poder personal.

¿Aceptas el reto de abandonar la queja y llenarte de gratitud?
Cada vez que te descubras quejándote, expresa un agradecimiento a la vida, al trabajo, a la salud…seguro que siempre tendrás algo que agradecer.
Búscate un testigo silencioso para hacer el reto, puede ser el reloj o un anillo, no hace falta que te pongas una pulsera especial. Simplemente, date cuenta, sin culparte y rompe con el lastre de que venimos a este mundo a sufrir,
 pierde el miedo a la libertad de ser responsable de lo que haces, de lo que sufres y de lo que amas.

Los expertos aseguran que la prueba debe durar 21 días, porque supuestamente es lo que se tarda en crear un hábito.
Qué son 21 días para tomar conciencia y abandonar el hábito de la queja transformándolo en el hábito de la GRATITUD.



                                         GRACIAS POR ESTAR AHÍ SIEMPRE

"Agradece lo que tienes en lugar de lamentar lo que no tienes"
"Cambia la forma de ver y sentir las cosas y las cosas cambiarán de forma y sentimiento para ti"

11 comentarios:

iglesiasoviedo dijo...

Creo firmemente que tienes toda la razón, estamos instalados en la cultura de la queja, cuanto mas te quejas mas importante te crees delante de amigos y conocidos.
No es así, lo primero y primordial es agradecer todo lo que uno tiene y es, dar gracias a Dios cuando despiertas, por otro día, por el tiempo que hace, por tener una familia, amigos, trabajo, salud etc.
Demos la vuelta a nuestras vidas e instalémonos en la cultura del agradecimiento.
Cuanta razón tienes.
Un beso.

El Drac dijo...

No creo que resulte cuando las mineras quieren hacer el socavón por debajo de nuestras tierras y nuestras casas ¿gracias? No, no me parece

Rufi García Nadal dijo...

Amiga lola, cuando recibí esta información por correo que tu ahora describes tan bellamente ,fué tema de conversación con el grupo de compañeras que todas las mañanas nos tomamos el café.Nos encantó la idea,pero eramos conscientes de que teniamos que poner limites y definir bien el significado de QUEJA. Si vivimos como muy bien dices, en un mundo que nos quejamos por todo,pero la queja, en si tambien es necesaría,gracias a ella puedes conseguir que se te reconozca un derecho,saber decir no o por esto, no paso, para el que la oiga será una queja.
Tambien pensamos,que aveces nos quejamos por quejarnos, muy cierto y lo de cambiarnos la pulserita lila de muñeca sería una ñoñada, habria que ir añadiendo pulseras a la misma muñeca cada vez que uno se quejara y pasado un dia si no hubiera queja poder quitar una, hasta llegar una sola pulsera 24 horas seguidas.
Menos mal que tengo los brazos largos.
Un beso

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Si Lola, es cierto, la queja es el final del viaje.En el desierto los israelitas no paraban de quejarse y Dios dijo Basta,se acabo el viaje.
Es una manera de decir, pero la queja harta y huimos de ella.
Gracias por tus palabras de aliento, bien las necesito.
Te dejo mi ternura
Sor.Cecilia

OZNA-OZNA dijo...

esta asturiana amiga y admiradora te da toda la razón en el sublime texto que nos regalas, un besin muy muy grande .

ILUSION dijo...

Hola Lola,,,muy de acuerdo, más agradecimientos y menos quejas,,siempre lo pongo en práctica,,
Besitos....

Adriana Alba dijo...

Que buena propuesta Lola, la queja nos atrasa y no solucionamos nada.

Como bien decís, agradezcamos los regalos que nos otorga Dios.

El milagro de cada día.

Un fuerte abrazo.

Geles dijo...

Drac, todos tenemos motivos de queja, pero seguro que son mucho más los motivos de agradecimiento, por estar vivo, por respirar, por ver el sol todos los días, por una sonrisa, por un apretón de manos, agradece eso y mejorará todo lo demás ¡seguro!. Un beso

Sony dijo...

hay mi querida loli,cuantas veces no nos damos cuenta y lo unico que hacemos es quejarnos,que si hace frio,que si hace calor,que porque hay sequia,que por si llueve y asi seguimos sumando.

creo que tendre que bucar de poenerme esta pulserita y hacer este control sobre mis quejas que a veces superan las de gratitud,gracias amiga por enseñarnos este ejercicio para llevar una vida mas plena.

espero que estes bien amiga ayer por la noche te escribi para saber si estabas bien por lo ocurrido en murcia,cuando puedas me haces saber que estan bien alli.

te dejo un fuerte abrazo amiga y que sigas bien!!!!

Luján Fraix dijo...

HOLA LOLA
EN MI BLOG TIENES UN OBSEQUIO: LA PLUMA DE CRISTAL.

ESPERO QUE TE GUSTE, ES UN RECONOCIMIENTO A LA AMISTAD Y AL TALENTO...

BESITOS

teresa dijo...

Yo pienso, Lola, que la queja es como el escape de nuestro cuerpo.
Cuando estamos stresados y hartos de algo unos minutos de queja nos deja nuevos jajajaja.
Mira que yo soy "un bicho raro" me quejo poco no soy muy quejica.
Un fuerte abrazo y a intentar dejar la queja aparcada durante 21 dia. ¡Que dificil lo pones!