Seguidores

domingo, 10 de abril de 2011

LAS HISTORIAS DEL ABUELO






Disfruta de lo bueno y aprende de lo malo, me decía mientras yo absorta le miraba sin pestañear.
Miles de historias, algunas, que pena, las tengo olvidadas. El mayor y mejor contador de experiencias...Ese, era mi abuelo.
Sentado en su mecedora, bastón  en mano que giraba sin cesar, como si con ello diese cuerda a su memoria, narraba su vida y la de sus gentes con todo lujo de detalles.
A veces le veía con la mirada perdida, pero luego el me explicaba que vaciaba su mente para entregarse a la experiencia que le proporcionaba el recuerdo.
Cada historia, cada vivencia era única, y era única porque como buen contador, vivía y hacía vivir lo contado.
-perder estos recuerdos sería para mi una carga pesada.- me decía con su sonrisa larga y tranquila.
Todas las tardes al salir de la escuela volvía rauda a casa para sentarme en el suelo, muy pegadita a sus piernas y así, seguir escuchando historias.
Mi abuelo se iba apagando y el lo sabía.- No me queda mucho tiempo, me decía, consciente de que su vida estaba llegando a la meta. Orgulloso de sus años, se pavoneaba de su edad. Poco le faltó para alcanzar la súper mayoría de edad.
Casi un siglo de historias y vivencias desglosadas en momentos únicos y especiales que guardo en lo más profundo de mi corazón.
Ahora con el paso de los años pienso que con cada relato, se iba despidiendo de todo, de todos los que aún estaban con el y los que le faltaban.
Mi padre heredó su forma de contar las historias. El yayo y sus batallitas, le dicen los nietos. Y yo orgullosa espero que mis hijos y mis sobrinos, el día que falte de este mundo le puedan recordar con tanto cariño como recuerdo yo a mi abuelo. Y así poder decir que ni tan siquiera la muerte fue capaz de acabar con los sueños.


Desde aquí me pequeño homenaje a todos los abuelos, porque qué sería de la infancia sin sus historias, sin su cariño y sin su entrega.  
                                        ¡¡¡Os quiero abuelitos allá donde estéis!!!


16 comentarios:

irene rios perez dijo...

Muy emocionante Lola.
Yo admiro muchísimo a mis abuelos aunque uno de ellos ya se marchó hace algunos años.
Todos han aportado cosas muy importantes a mi vida y los respeto mucho.
Bonita entrada cargada de nostalgia y sensaciones tiernas.
Un besazo.

Phausca dijo...

qué dulzura, Lola!!!

es verdad, cuántos preciosos recuerdos con los abuelos, que llenaron nuestra infancia de cariño y relatos maravillosos!

yo igual que tú, quisiera que mis nietitos puedan recordarme dándoles el mismo amor y calidez.

un abrazo fuerte, mi querida amiga.

ARIADNA dijo...

HAY QUE RESPETAR CUIDAR Y AMAR A LA GENTE MAYOR POR QUE NO HAN DADO MUCHO, BESITOS MUY LINDO ESTO QUE ESCRIBISTE

iglesiasoviedo dijo...

Que suerte poder disfrutar de lo abuelos, de su experiencia, de sus historias que siempre enseñan, de su cariño, en definitiva de su compañía.
Solo nos damos cuenta de su valor cuando nos faltan.
Un abrazo.

La cuentera Idaluz dijo...

Me ha parecido un buen homenaje a tu abuelo, a todos los abuelos. Por desgracia no conocí a los míos que fallecieron en la Guerra Civil.
Te imagino sentada a sus pies, escuchando sus historias. Gracias por venir a mi blog. Un saludo.

Verónica dijo...

Hola Lola...
Entré en tu blog, y me encantó ese homenaje a tu abuelo, y a todos los abuelos.
Solamente conocí a una de mis abuelas, y era MARAVILLOSA
Te sigo...
Saludos

OZNA-OZNA dijo...

bellisimo y dulce homenaje les haces a todos los abuelos del mundo, esta asturiana te da infinitas gracias por emocionar nuestros sentimientos con tus tiernas y sublimes letras y te manda un besin muy muy grande.

chus dijo...

lOLA YAYO ES MAS QUE ABUELO JAJJA. Besos

Adriana Alba dijo...

Hermoso y cálido Lola.

Cuantas vivencias compartidas, cuantas anécdotas, momentos que quedarán grabados a fuego en nuestro corazón y los iremos dejando de generación en generación.

Gracias por tan bello testimonio!

Un abrazo muy fuerte!

Sony dijo...

que emotiva entrada mi querida loli,porque aparte de hacerme emosionar me has traido recuerdos de mi abuelo materno,me crei lamentablemente con un solo abuelo porque mi abuelo paterno fallecio a la edad de los 44 años y no conocio ni disfruto de ningun nieto.

pero mi nono(asi lo llamabamos porque era italiano) era increible contando historias,me contaba cuando habia llegado con sus padres en busca de un lugar mejor para vivir,habian emigrado del sur de italia,de agrigento y alla se establecieron.

las cosas que me contaba cuando llegaron a mi querida argentina,mi bisabuelo era el barbero del barrio y el peluquero y mi nono lo ayudaba en su peluqueria,años despues mi abuelo tambien sigio sus pasos y se hiso peluquero y esta amiga que hoy te escribe,muuuuchos años despues tambien heredo este maravilloso oficio,ahora ya sabes el por que tambien soy peluquera jajjajaj

los herede de mis queridos abuelos.

desde aqui mi gratitud y admiracion a la memoria de ellos.

te dejo un fuerte abrazo amiga y te deseo una feliz semana!!!!

teresa dijo...

¡Los abuelos! Que suerte el haberlos tenido. Ahora que yo lo soy veo que estamos aquí para darle todo el amor y toda la atención que podemos ofrecerles.
Yo no conocí a mis abuelos pero a mi abuela Teresa que vivia con nosotros la tengo siempre presente. Tengo puesta en mi cuello su medalla y sé que está conmigo y me está cuidando todavia. Un fuerte abrazo querida amiga Lola.

Mª Carmen dijo...

Muy bonito homenaje a tu abuelo, uno de los míos casi llegó tambien al siglo, también nos embobaba con sus historias, entre ellas que había estado en la guerra de Cuba,nos encantaba escucharle.Besitos.

Tia Lelé dijo...

Hola Lola.Qué lindo es recordar a los abuelos.Yo no tengo muchos ya que se fueron cuando era muy chica.
Te dejo un beso y mi cariño

Luján Fraix dijo...

HOLA LOLA
GRACIAS POR PREOCUPARTE POR MI, ESTOY MEJOR Y YA VOY A VOLVER.

HERMOSO TU RECUERDO HACIA TU ABUELO; ME HACES ACORDAR A MIS ESCRITURAS.

SIEMPRE ELLOS PRESENTES COMO LEGADO DE NUESTROS SENTIMIENTOS MÁS HONDOS.

BESITOS
BUENAS NOCHES

VerboRhea dijo...

La única muerte es el olvido, y buena verdad es después de todo lo que has contado y hemos vivido con abuelos u otros familiares: ese deseo de dejarnos su vivencias, que mientras están siendo escuchadas por alguien están siendo vividas de nuevo por quien las cuenta... y cuando ya no están las palabras, las historias y ellos siguen en nuestra memoria...porque la única muerte es el olvido.

Un beso.

...PARA DISFRUTAR dijo...

Desde esta entrada que me ha emocionado, aterrizo en tu blog para darte las gracias por visitarme . Estaremos en contacto.
Saludos Lola.