Seguidores

sábado, 27 de agosto de 2016

INFLUJO



Llevo mucho tiempo pensando en ti y tomo conciencia de que nunca me has abandonado. Siempre has estado ahí, incluso mucho antes de que yo pisara este suelo.
Mi mente consciente y lógica me impedía entender cuánto me amas y ahora que dejo libertad a mi parte creativa e intuitiva vienes a mi encuentro cada día, cada noche.
Es momento de recuperar la conexión que ya conocían y veneraban mis ancestros. Ahora alzo la vista y sonrío porque sé que siempre estás ahí, que siempre has estado ahí para todos, para absolutamente todos los que habitamos este orbe. 
 Siento que nos miras a todos por igual lo que hace que aún te admire más y que entienda el concepto de unidad.
Siempre has estado en todos mis tiempos, mis ciclos. Me has gritado desde la más absoluta oscuridad y has dado luz a mis más íntimos anhelos.
Nacimiento y muerte se unen en una rueda interminable donde no hay principio ni fin…
Y siento que danzo contigo, con la tierra, con el mar y todo es perfecto.
Te observo,  me observo y es en esa contemplación donde encuentro el auténtico sentido de la vida.  
Te observo y siento como en cada una de tus fases, todo se mueve contigo, todos nos movemos contigo en una danza sutil y etérea.
Siento tu luz plateada apuntando directamente al corazón y me pierdo en el tiempo…fluyendo, libre.

Será tu influjo mi amada y omnipresente luna.