Seguidores

sábado, 23 de mayo de 2015

Un soplo de aire fresco




Un instante de apacible caricia y de repente todo cambia
Sentir que en aquel suspiro hay un pensamiento que te ilumina el alma
Saber que no hay distancias, ni tiempo
Voltear el corazón ante el susurro al oído
Sentir los ojos húmedos atrapando el instante
Y unos labios cerrados que sin decir nada consiguen que lo entiendas todo.
Un  gracias que viaja directamente al corazón
Un soplo de aire fresco y de repente

 Todo cambia

domingo, 17 de mayo de 2015

¿Y ahora qué?



 Sentía que ya no podía avanzar más, que el muro de la incertidumbre amenazaba con impedir continuar  el trayecto que se impuso y decidió rendirse.
Estaba cansada de cargar con el peso de unas circunstancias que no le pertenecían a pesar de las promesas que hizo aquel día.
El sueño interrumpido de las largas noches no ayudaba a reconciliarse con aquella sensación de vacío, de soledad.
¿Y ahora qué?, se preguntó de nuevo.
¿Dónde se escondían aquellas ilusiones que le hicieron implicarse en aquel proyecto?
¿Hacia dónde encaminaría ahora sus pasos?...
Se sorprendió sonriéndose a sí misma al recordar los principios y en ese instante, en ese preciso instante entendió…
La vida no se detiene ante nada aunque tú necesites ralentizar el ritmo para observar. No importa el tiempo que te tomes para respirar tus sueños, lo importante es no dejar de tenerlos porque el horizonte, siempre estará ahí para ti.
Ya había escuchado esas mismas palabras hacía mucho tiempo, eran las mismas palabras que le dicto su conciencia cuando decidió poner todas sus fuerzas, sus ilusiones y su tiempo en aquel bello proyecto de entrega. “su sueño”. Un sueño, un delirio en los principios que fue tomando fuerza con el pasar de los días convirtiéndose en un peso que la engulló por completo…y se asustó.
Eso era, miedo. La cara del miedo que se extendía como una neblina pesada.
El horizonte sigue estando ahí para mí, se dijo.
Decidió respirar más y mejor aquel sueño que le dio ilusión, que le dio vida y devolvió a su memoria la razón por la que empezó aquel proyecto que hoy era una realidad palpable aunque le asustase, aunque a veces, le pesase.

 Y hoy lleva tatuado un letrero en su corazón que reza; Nunca dejaré de mirar ese horizonte que siempre,  siempre estará ahí para mí.