Seguidores

sábado, 7 de febrero de 2015

LA IMPORTANCIA DEL GRUPO


Si alguna vez habéis asistido a un concierto y os habéis deleitado con la armonía de los acordes que sonaban, entenderéis muy bien lo que hoy vengo a contaros.
 En una orquesta todos los instrumentos son importantes, todos tienen su peculiaridad que los hace especiales al oído cuando vibran en soledad  pero que aún se crecen y se vuelven más especiales cuando suenan en conjunto con el resto creando una bella melodía capaz de traspasar los poros de la piel.

Pues bien, en las relaciones humanas ocurre algo muy parecido. Todos tenemos cualidades especiales que nos hacen únicos y diferentes al resto y cuando nos unimos a personas que entonan los mismos acordes de una sinfonía que llamamos vida, esta cobra un sentido muy especial para los que la protagonizan.
La vida, el destino, Dios…me da igual como se le nombre, juega un papel muy importante en este concierto. Porque busca las maneras, las oportunidades, las excusas mas dispares para hacer que se conforme una orquesta que hará sonar las más bellas melodías.

Cuando personas en apariencia, distintas, se unen formando un grupo en el que sin saber cómo van encajando unas con otras conformando una red.
 Cuando sientes que con esa unión se está creando algo que va más allá de la mera distracción. Y apuestas y ganas…
Sientes que la vida te está regalando unas notas con las que interpretar la más bella melodía jamás escrita.

Hay notas dulces, tranquilas. Notas altas, a veces pueden ser perforantes, fuertes o tristes. Las hay solitarias, brillantes, elocuentes, dominantes o sensibles. Y aún así el pulso no deja de ser rítmico.


Un grupo que se une para apoyar, para compartir y discutir.
Un grupo que permite SER sin más…
Un grupo donde todos enseñan y todos aprenden
Un grupo dónde están permitidos los silencios
Donde si en algún momento hay una nota desafinada, el resto pone más esmero en que el conjunto suene armónico por unos momentos, por unos minutos o por unas horas.
Un grupo donde la intensidad de los momentos que se comparten resta valor al tiempo
porque están tan llenos de sentido, que es imposible describirlos

Cuando uno tiene la suerte de encontrar una orquesta donde compartir una bella melodía siente
 que todo es posible en su mundo…