Seguidores

jueves, 27 de febrero de 2014



Cuando estés ansioso o cabreado por el comportamiento de otra persona, no te centres en quien consideras que es la causa de tu disgusto. Dirige tu atención a la aceptación de tus sentimientos, sin culpar a nadie. porque nadie tiene el poder para hacer que te sientas incómodo si tú, no lo deseas. Céntrate en comprenderte a tí mismo. Adquiere el compromiso de decidir cómo responder ante algo o alguien. Cambia tu punto de vista y se abrirá un mundo nuevo de posibilidades ante tí.

lunes, 17 de febrero de 2014

Deja de buscar





Intuyes todo lo que te une con el universo y con los seres vivos más allá de cualquier individualidad, transcendiendo la dimensión física y viviendo todo de una manera intensa.
Intentas llegar a la dimensión sagrada del ser humano, ir más allá de la interpretación racional y finita para abrirte al infinito de posibilidades que esta puede ofrecerte.
Y escarbas la superficie esperando obtener la prueba que te confirme su auténtica naturaleza.
Pero sólo eres capaz de detectar la punta del iceberg  dejando que de nuevo, la razón y los límites de tus creencias saboteen tu percepción.
Deja de hacer fuerza con aquello que ya ES, deja que fluya el vacío. Allá donde ni el espacio ni el tiempo te pertenecen. Donde sólo la quietud te da la transparencia en la visión de lo que ya ES.
Deja de buscar…y  encontrarás.
Te encontrarás en el milagro de una nueva vida, en el llanto, en las caricias.
Te encontrarás en el sol y en la lluvia, en el abrazo y en el viento.
Te encontraras en la luz y también en las sombras.
Te encontrarás en el hermano, en el amigo…en tu mirada ante el espejo.
Deja de buscar porque todo lo de ahí adentro, se deja ver, aunque no lo sientas, ahí afuera.


domingo, 9 de febrero de 2014

Evasión


                
Si la atención se dispersa seguramente sea porque quiere ir a algún sitio.
Date permiso para dejar por unos momentos que navegue en el mar de la inconsciencia.
Porqué hay que racionalizarlo todo, porqué todo ha de tener una explicación “lógica”
¿Qué es la lógica?
Tú y yo, navegamos en el mismo mar. Pero en distintas barcas.
Cuando tú duermes, yo despierto…
Y cuando compartimos este instante tus ojos y mis ojos no coinciden en su mirar.
Y puede que la dirección sea la misma y puede  que tu atención y la mía se pierda
en estos mares de la duda,  para un momento después volverse a cruzar.
Déjame que te cuente que me gusta soñar, abstraerme de mí misma para poderme encontrar
Y en ese camino de retorno verte navegando a mi compás.
Déjame que te cuente que nada en ti, que nada en mí es real
Nos soñamos y creamos. Dormidos o despiertos. Presentes o inconscientes
Evocamos nuestra existencia para darle vida al instante, ese mismo que ya no está.
Y aún así seguiré soñándote, sintiéndote, sabiéndote a mi lado cuando las alas de mi atención

se vuelvan a desplegar. 

domingo, 2 de febrero de 2014

ASI SEA, ASÍ SERA




Cuando seamos capaces de ver más allá de lo aparente.
Cuando entendamos que todo movimiento de la vida ocurre en una dirección única.
Cuando en algún rincón de nuestro interior sintamos que las zonas  más débiles ya no nos perturban.
Que tras la oscuridad de la noche llega el alba.  
Que  tras la tormenta llega el magnífico arco iris.
Que las estaciones se suceden y siempre llega la primavera.
Entonces, sólo entonces seremos capaces de transmitir la alegría verdadera del que
sabe amar la vida.
Entonces, sólo entonces la  confianza nos permitirá actuar con calma deteniéndonos a mirar, a admirar.
Y conseguiremos permanecer tranquilos y en calma.
Y veremos que ahí reside un poder profundo, un poder suave y silencioso  que nos protegerá ante cualquier situación.
Y nos daremos cuenta de que escondemos en nuestro interior una gran reserva  de paz.
Y ya  no forcejearemos con la vida desde lo externo.
Porque encontraremos la forma de nutrir nuestras cualidades.
Daremos a la vida, la fuerza de la quietud…
El presente es muy hermoso y merece la pena darle toda nuestra energía.
Cuando los ojos sean capaces de ver lo invisible y los oídos de oír lo inaudible, penetraremos en la auténtica sutileza de la vida.
No podremos evitar que ésta de vez en cuando nos zarandee, pero si aún así somos capaces de sumergirnos en nuestras fortalezas, no podremos evitar tampoco que ésta se deje ver en la transparencia de nuestra mirada.

Que así sea. Así será.