Seguidores

domingo, 1 de septiembre de 2013

Me reclino ante ti





Te reclinas a mi paso para darme cobijo al andar
Y escucho entre el viento tu canto que me habla para sanar esa herida del destino
esa huella ancestral.
Te yergues altivo y robusto sin miedo a defraudar porque te sabes eterno, porque te amas sin falsedad
Y te aferras a la tierra a esa madre que alimenta las raíces que sostienen tu humildad y tu entereza
Para una vez alimentado devolverle el aire limpio, inmaculado
Y me siento parte tuya, me yergo, me sostengo, lucho contra las plagas podando lo seco y caduco
Rompiendo con la esclavitud de mis flaquezas internas, formando parte real de esa verdad eterna
Hoy
Vivo el regalo en presente
Florezco y crezco
Y amo tanto la vida
Que hoy
 soy yo
 quien ante ti se reclina