Seguidores

viernes, 30 de septiembre de 2011

CAMBIANDO LOS NIVELES DE ENERGIA




Está comprobado que el cuerpo se encuentra bien, la salud se encuentra mejor, cuando su energía es saludable.
Odios y amor, tienen efectos sobre nuestro organismo, cambios químicos suceden inmediatamente como respuesta a unos y otros.
Cada pensamiento, cada estado de ánimo, provoca una sutil modificación en nuestros niveles de energía.
Si estamos en continuo estado de lucha, desperdiciamos la energía, si por el contrario fluimos de manera flexible hacia estados de ánimo y pensamientos positivos, esta crece de manera indiscutible.
Está claro que  la mayoría de todos nosotros desearíamos que hubiese más amor en el mundo, mejores sentimientos, pero la realidad es que nos adaptamos a la cantidad de buenas intenciones que damos y recibimos porque si de repente alguien nos regalara más cantidad extra de este bálsamo, nos asustaríamos y nos pondríamos a la defensiva pensando en las intenciones de tanto derroche.
Tenemos miedo a arriesgar y nos quedamos reposando en nuestra habitual dosis de amor sin dar y sin esperar más. Nos hemos “adaptado”.
Y es que en esta vida que llevamos, el amor y el positivismo, se han enredado con  otras cosas y andan algo perdidos.
La buena noticia es que podemos desenredarlos, despertarlos. Sólo hay que estar dispuestos a hacer un pequeñísimo esfuerzo que por otra parte y siendo algo egoístas, nos reportará grandes beneficios. 
Hay que estar dispuestos a ahondar sin temor, quedándonos un rato a solas, en silencio, buscando las cualidades de amor que consideremos más importantes en la vida (generosidad, servicio, entrega, amabilidad…).
Seguro que las habremos experimentado alguna vez en nuestra vida más o menos intensamente. Así que lo único que tenemos que hacer es acceder a nuestra mente, a esos recuerdos, recrearnos en las sensaciones,  examinar cómo nos sentimos en aquella ocasión haciendo que cale en nosotros esa  experiencia de bien-estar.
De esta manera conectamos con un nivel profundo de conciencia y así, silenciosamente pero con convencimiento y seguridad iremos descubriendo aquello que ya estaba dentro de nosotros y así sutilmente empezaremos a sentirnos mejor, más saludables, más amables, más optimistas. 
Estaremos más dispuestos a dar y a recibir, nos volveremos más generosos y agradecidos con la vida. En definitiva, cambiaremos  nuestro estado de energía convirtiéndonos en personas más saludables.

viernes, 16 de septiembre de 2011

AMOR CON MAYUSCULAS




Una invisible llamada nos atrae como un imán y un mecanismo inevitable se pone en funcionamiento para que seamos uno.


Compartimos el camino de ida para evolucionar en nuestro regreso.


Compartimos situaciones cambiantes que nos enfrentaron con nuestro primigenio ser.


Tú me buscas, yo te busco y a pesar de nuestra individualidad una fuerza de atracción infranqueable hace que seamos uno.


Iniciado el camino fuimos conscientes de aquello que nos separaba, y lejos de dar por terminado el trayecto decidimos apostar conscientes de que en la unidad nos hacíamos grandes.


Nada es permanente, nada es absoluto salvo el vínculo que hace que sigamos mirando hacia el mismo horizonte.


Ya no rechazamos las dificultades, aprendimos a mirarnos en los defectos porque en ellos nos reconocimos. Tú en los míos y yo en los tuyos.


Seres imperfectos buscando la perfección.


Dos personajes que buscan  y descubren en el otro los aspectos ignorados de sí mismo.


Transmutando juntos, desnudos ante una realidad descubierta a base contratiempos.


Tomando de la mano aquello que más nos molesta del uno con el otro,  aceptando que mi reflejo en el espejo me devuelve tu reflejo,  porque me permites conocer aquello de mí que menos me gusta y viceversa.


Para una vez entendido que tú y yo llegaremos a ser uno, 
SABER QUE TODO MERECIÓ LA PENA


Queridos amigos os deseo a todos que tengáis n bellísimo fin de semana lleno de AMOR.



jueves, 8 de septiembre de 2011

PORQUE A SOLAS, NO ES ESTAR SOLO




A solas;
En el preciso instante donde los silencios cobran más importancia que las palabras.
A solas;
En el momento en el que con la mirada entornada  vislumbramos un rayo de luz.
A solas;
Cuando los ecos de la memoria dejan pasar fragmentos de ayer.
A solas;
Cuando empiezas a reconocerte y te reconcilias y te reinventas
A solas;
Cuando en tu mundo el universo cabe y te elevas y te expandes.
Cuando ya no buscas, tan solo encuentras.
A solas;
Donde desenredas los adentros, sin limitaciones.
Donde todas las direcciones son válidas porque sabes que todos los caminos llegan.
A solas;
Donde anteponer y superponer cambian su orden de importancia.
A solas;
Donde se aprende a vivir el momento de forma única e irrepetible.
Donde tú, yo, ellos, cedemos el paso al nosotros.
A solas; 
Donde aprendemos…
…que no estamos  solos.







jueves, 1 de septiembre de 2011

Poema Juguetes de Rabindranath Tagore





¡Qué feliz eres, niño, sentado en el polvo,
Divirtiéndote toda la mañana con una ramita rota!
Sonrío al verte jugar con este trocito de madera.
Estoy ocupado haciendo cuentas,
y me paso horas y horas sumando cifras.
Tal vez me miras con el rabillo del ojo y piensas:
«¡Qué necesidad perder la tarde con un juego como ese!»


Niño, los bastones y las tortas de barro
Ya no me divierten; he olvidado tu arte.
Persigo entretenimientos costosos
y amontono oro y plata.
Tú juegas con el corazón alegre con todo cuanto encuentras.
Yo dedico mis fuerzas y mi tiempo
a la conquista de cosas que nunca podré obtener.
En mi frágil esquife pretendo cruzar el mar de la ambición,
y llego a olvidar que también mi trabajo es sólo un juego.



Queridos amigos, ya de vuelta y con las pilas cargadas para compartir con todos vosotros, Inicio  esta nueva andadura posvacacional con este precioso poema de Tagore, para pensar un poquito, porque seguro que hemos sido un poco juguetones en algún momento olvidando momentáneamente nuestra rutina. Al fin y al cabo, como reza el poema, la vida puede llegar a ser un juego porque como alguien dijo una vez, sólo tenemos una y de todas maneras no saldremos vivos de ella.
Intentemos disfrutarla como si fuésemos niños, como si aún estuviésemos de vacaciones…Si, ya sé que es complicado, pero al menos, a ratos, podemos intentarlo.


Bien hallados todos. Os dejo todo mi cariño.