Seguidores

lunes, 27 de diciembre de 2010

UN AÑO ESPECIAL




2010, según los astrólogos, un buen año para los Escorpio, y vaya si lo ha sido…

En enero del 2010, comencé esta aventura blogera sin demasiadas expectativas, entre otras cosas porque no tenía demasiada fe en que me fuese a leer nadie, a excepción de aquellos que ya me conocían por mis letras, pero siempre pensaba que el cariño que me tenían no les hacía objetivos.
Fui animada por mi hermana especialmente y por muchos amigos que esperaban leer mis relatos, pero lo que en principio comencé para dar a conocer los mismos, fue dejando paso a los pensamientos en voz alta que forcejeaban por salir de mi cabeza convirtiéndose el blog en una especie de diario personal en el que la mayoría de las veces he dejado entrever mi ser más personal.
Y sabéis una cosa, no me importa. Los relatos los guardo para el libro que espera paciente a que llegue su momento, como me ocurrió con el primero y único que escribí. (Editado, que no publicado), porque para mi escribir es un acto de entrega a mis pensamientos sin más pretensión que servir de herramienta de comunicación sobre todo conmigo misma.
Y he aquí donde entráis vosotros, una de las grandes sorpresas que me tenía reservado el año. Vuestra generosidad al compartir todo lo escrito, el sentirme querida por todos, ha contribuido y mucho a que este año que despido, sea muy especial para mi.

Comencé el año con un proyecto de trabajo personal que me ha dado muy buenos frutos y muchas alegrías, conocí a personas estupendas con las que estoy forjando una bella amistad y he reforzado lazos con las antiguas y las familiares. Mi salud es buena, y estoy rodeada de gente que me da mucho amor.
Y para más alegría cumplo mi primer año en el blog…¡¡¡quien da más!!!


Es por todo esto que hoy quiero levantar una copa y brindar por todos y cada uno de los que habéis contribuido a que este sea para mí un año especial.

¡¡¡mil gracias!!!

¡¡¡ MIS MEJORES DESEOS PARA ESTE AÑO QUE ENTRA¡¡¡



   

jueves, 23 de diciembre de 2010

cuento de navidad

Cuenta una vieja leyenda que una mujer que paseaba por la calle con un niño en brazos, se paró ante un gran caserón y empezó a leer un cartel que había pegado en la puerta del mismo: mujer, entra y coge todo cuanto desees, pero no olvides lo mas importante, porque he de decirte, que cuando salgas las puertas se cerrarán completamente para nunca más abrirse. Por tanto aprovecha la oportunidad, pero no olvides lo que  te digo.
     La mujer entró y encontró miles de riquezas. Fascinada por las joyas y el oro, dejó al pequeño sentado en el suelo y se dispuso a recoger cuanto pudo, lleno sus bolsillos, el canal de su pecho, cualquier rincón de sus ropas era bueno para recolectar riquezas. De repente se oyó una voz que le anunciaba: “te quedan cinco minutos”.
     Agotados estos, la mujer corrió hacia la puerta orgullosa de cuanto había sido capaz de recoger, y una vez fuera, como decía el cartel anunciador, la gran puerta se cerró para siempre…De repente, recordó que había dejado al niño dentro, pero ya nada pudo hacer para recuperarlo.
     La riqueza le duró poco, pero la desesperación…toda su vida.
     Lo mismo ocurre muchas veces con nuestra vida, tenemos una vocecilla que nos dice:”no te olvides lo mas importante”.
     Solemos agotar la mayor parte de nuestro tiempo fascinados por los placeres materiales dejando a un lado lo principal; la familia, los amigos, los valores del espíritu…
     Es por eso mismo que yo, antes de agotar mí tiempo quiero decirte algo importante: Gracias por estar en mi vida, gracias por formar parte de mi historia.
     Te deseo a ti y a todos cuantos te rodean una vida intensa, repleta de momentos que sólo pesen en tu recuerdo y en tu corazón.
¡¡¡Nos reencontraremos tras la Navidad!!!               ¡¡¡Mis mejores deseos para todos!!!
               ¡¡¡Un millón de gracias por este año que me habeís regalado de amistad!!!
                                     

sábado, 18 de diciembre de 2010

Yo, ya tengo mis pastillas

Cada día en los países más pobres del mundo mueren más de 8.000 personas a causa de enfermedades como la malaria, la tuberculosis o el sida infantil entre otras. Enfermedades que creíamos ya olvidadas asolan las poblaciones y más de tres millones de personas se ven afectadas cada año.
Razón principal por la que la ONG Médicos Sin Fronteras ha iniciado una campaña de ayuda cuyo lema es “pastillas contra el dolor ajeno”. Con ella se pretende concienciar a la sociedad sobre la necesidad de ayuda para erradicar las seis enfermedades catalogadas por la OMS como olvidadas.
Estas pastillas de venta en las farmacias, son simples caramelos de menta presentados en un envase de seis, uno por cada enfermedad y con sólo un euro, podemos ayudar a la financiación del proyecto para su tratamiento.
En 2009, trataron a 1,1 millones de personas con malaria, 20.000 pacientes de tuberculosis, 1.800 de enfermedad del sueño, 3.700 de kala azar, 493 de la enfermedad de changas y 164.000 personas con VIH/sida, de las cuales 10.000 son niños.
La campaña “Pastillas contra el dolor ajeno” pondrá a la venta un millón y medio de cajas benéficas a lo largo de un año. La campaña cuenta con la ayuda de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos, así como de las empresas que han hecho posible fabricar y distribuir los caramelos.
Es posible que muchos piensen que estas campañas sólo sirven para limpiar conciencias sobre todo ahora en navidad, pero sinceramente, creo que aquí tenemos la respuesta a la pregunta que nos solemos hacer a menudo ante las desgracias ajenas…
-¿y qué puedo hacer yo?...para eso están los gobiernos etc. etc.…
Pues bien creo que aquí tenemos una pequeña muestra de cómo con  muchos pocos, se puede hacer algo grande. Y es que las grandes cosas siempre se han construido a base de  pequeños gestos


Un abrazo y feliz fin de semana!!!!!!

martes, 14 de diciembre de 2010

QUERIDA NAVIDAD


Un año más nos encontramos celebrando las “Navidades” aunque  ya no entiendo muy bien la diferencia entre felicitar las fiestas o felicitar la navidad…Siempre digo que no voy a entrar en el juego de la locura que nos envuelve en estas fechas, pero al final, sucumbo, aunque sea a última hora.
Y aunque parezca una utopía, me gustaría, en el fondo, que siempre fuese Navidad, porque al margen de las luces y los regalos, que siempre alegran, existe un transfondo de deseos y sueños que nos hace estar “vivos” y en actitud de “compromiso”.

Al final, he montado el árbol, el belén y he comprado algunos dulces. Los regalos seguro que también llegarán. ¿ y porqué no?
Soy consciente de que no necesito excusas para esmerarme en la cocina, en que la casa luzca bonita etc. Pero aún soy más consciente de que cada vez necesito menos motivaciones externas para abrazar, para sonreír, para compartir, en definitiva para ser y hacer felices a cuantos me acompañan en esta celebración que llamamos vida.

Nos empeñamos en poner nombre a todo, quizá porque no sabemos controlar los hábitos que nos han acompañado toda la vida; dormir, despertar, trabajar, estudiar, felicitar las fiestas, los cumpleaños, comer, beber para seguir celebrando, día del padre, de la madre, navidad, semana santa… ¿y qué? .Siempre se ha dicho que somos animales de costumbres y nos sentiríamos un poco huérfanos sin los privilegios de  estas.

Fiestas o Navidad, no importa el nombre que le pongamos, cada uno es dueño de aquello en lo que cree, lo importante, lo bonito, es el re-encuentro.
El re-encuentro con la familia, con los amigos, incluso con nosotros mismos. Los excesos, son algo externo, que nos viene de fuera, uno entra en el juego o no. Pero los re-encuentros nacen de dentro, se alimentan por y para crear amor. Y esa es la mayor celebración en la que debemos participar. Compartir…y en ese dar y recibir hallar el verdadero sentido de la palabra Navidad.
Yo compartiré comidas y brindis con familiares y amigos, no más que cualquier otro día del año, celebraré cada reunión, cada conversación, no más que cualquier otro día del año. Daré mis regalos, con conciencia y corazón. Y así apoyada en la costumbre y respaldada por la tradición, juntaré mis manos a modo de oración y sonriendo os enviaré mi abrazo de energía como  felicitación y deseo de que sea siempre fiesta en vuestro corazón, porque la navidad no es un periodo de tiempo ni una estación, la navidad, esta compuesta de momentos que hemos de atesorar, esos momentos que adornan nuestra vida.

Con todo mi cariño…Lola.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Poema El Último Trato de Rabindranath Tagore.


Una mañana iba yo por la pedregosa carretera,
cuando espada en mano, llegó el Rey en su carroza.
“¡Me vendo!”, grité. el Rey me cogió de la mano y me dijo:
“Soy poderoso, puedo comprarte.” Pero de nada le valió su poderío
y se volvió sin mí en su carroza.

Las casas estaban cerradas en el sol del mediodía
y yo vagaba por el callejón retorcido
cuando un viejo cargado con un saco de oro me salió al encuentro.
Dudó un momento, y me dijo: “Soy rico, puedo comprarte.”
Una a una ponderó sus monedas. Pero yo le volví la espalda y me fui.

Anochecía y el seto del jardín estaba todo en flor.
Una muchacha gentil apareció delante de mí, y me dijo:
“Te compro con mi sonrisa.” Pero su sonrisa palideció
y se borró en sus lágrimas. Y se volvió sola otra vez a la sombra.

El sol relucía en la arena y las olas del mar rompían caprichosamente.
Un niño estaba sentado en la playa jugando con las conchas.
Levantó la cabeza y, como si me conociera, me dijo:
“Puedo comprarte con nada.” Desde que hice este trato jugando, soy libre.


Estaré fuera unos diitas para disfrutar de la familia...Pero amenazo con volver prontito
Hasta entonces, ser muy muy felices!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!