Seguidores

martes, 30 de noviembre de 2010

Confundir placer y felicidad

                                  
El culto a la belleza, al placer que alimenta los sentidos, la búsqueda de nuevas sensaciones. No las confundas porque aunque a simple vista parezcan lo mismo, son bien distintas. El placer pertenece a los sentidos, la felicidad es algo más puro. El placer se sitúa en nuestro cerebro a nivel biológico, la felicidad, no está al alcance de la neurociencia.
El placer nos demanda saciar sus necesidades de confort chantajeando al cerebro para que sucumban antes sus caprichos pasajeros. Cuando la causa de la necesidad deja de existir, el estado de satisfacción desaparece.
La felicidad, es algo bien distinto, es un estado de recuperación o restauración del equilibrio interior. No me refiero al estado alcanzado por algunos místicos, sino a la diferencia entre el tener y el Ser.
El placer es una llama que nos devora e incluso estamos dispuestos a quemarnos por ella pensando que este, nos traerá la felicidad. El placer puede ser inmediato, pero también caduco. Todo en nuestra sociedad está concebido para obtener placer, y en esta conquista, nos perdemos la esencia misma de la felicidad equivocando los conceptos.
La felicidad en cambio, nos permite ver una realidad diferente librándonos de la ansiedad que nos provoca la búsqueda de placer. La felicidad no se compra ni se busca, simplemente se gana. La felicidad no llega de forma inmediata, pero se disfruta su camino.
El placer cuando se consigue, necesita buscar nuevos desafíos. La felicidad, se nutre de si misma. El placer se consigue de afuera a dentro. La felicidad sale de dentro.
Y yo me pregunto, ¿se puede utilizar el placer para llegar a la felicidad? ¿O por el contrario es la felicidad misma la que te da placer?

¿En qué punto os encontráis?... buscáis placer o felicidad.

Para mi es un placer contar con vosotros y me llena de felicidad compartir estos ratitos.
                             “TENER”                                                  “SER”

viernes, 26 de noviembre de 2010

La observación de la naturaleza es la mejor escuela para darnos cuenta de aquello que realmente necesitamos para vivir.  Pero cada vez nos separamos más inundando nuestra vida con toneladas de cemento que no nos permiten ver más allá. Todo es tan artificial, que ya casi no hay espacio para los animales y los sacamos de su hábitat para luego comprar en forma de documentales o libros la imagen olvidada de aquello de lo que formamos parte. ¿Qué sería del hombre sin los animales o las plantas?...no creo que sobreviviéramos, y es que nos olvidamos de que la tierra no nos pertenece, sino que somos nosotros los que formamos parte de ella, pero somos tan arrogantes, que pretendemos convertirnos en Dioses fabricando un mundo de laboratorio con la creencia de que así alcanzaremos el paraíso. Todo un golpe de estado a la razón. Sólo unos cuantos privilegiados, a los que la mayoría se atreven a llamar salvajes, son capaces de entender el mensaje, aquel que nos empeñamos en ignorar, ellos adoran a los animales, a las plantas, llaman Dios al aire, al fuego…observan y en esa contemplación de la naturaleza es donde entienden el verdadero significado de la vida. Sus elementos reales, son los que gobiernan el mundo y entienden que si una de estas piezas se descompone…la humanidad, el mundo, se conmueve. Comprenden que el trabajo en equipo es esencial para fabricar la red de la que está compuesta la vida. Comprenden que el mundo es un puzzle en el que cada pieza depende de las de su alrededor. Comprenden en definitiva que al igual que los gansos, todos y cada uno de los elementos que componen este equipo que llamamos vida necesita la ayuda del compañero para lograr sobrevivir.
Os dejo un texto que encontré navegando por la red, así entenderéis mejor lo que os quiero decir.

El Vuelo del Ganso.


La próxima temporada, cuando veas los gansos emigrar dirigiéndose a un lugar más cálido, para pasar el invierno, fíjate que vuelan formando una gran "V".

Tal vez te interese saber porqué lo hacen de esta manera: al batir sus alas, cada pájaro produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él.

Volando en "V", la bandada de gansos aumenta por lo menos un 70% su poder de vuelo, en comparación de uno que lo haga solo.

Cada vez que un ganso sale de la formación, siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de seguir el ritmo solo y rápidamente vuelve a la formación para beneficiarse del esfuerzo común.

Cuando el líder de la bandada se cansa, pasa a uno de los lugares más atrasados para reponer fuerzas y otro ganso le releva el puesto.

Los gansos que van detrás graznan para alentar a los que van delante para mantener el ritmo y las fuerzas.

Finalmente, cuando un ganso enferma o cae herido por un disparo de un cazador, otros dos gansos salen de la formación para acompañarle, bien hasta que se recupere y retome el vuelo o hasta que muera; sólo entonces vuelven a la bandada o se unen a otro grupo.


Qué fácil sería todo, si aprendiésemos a escuchar, a observar y a entender la naturaleza. Si fuésemos capaces de copiar, aunque sólo fuese un poquito lo que nos enseña y lo reflejáramos en nuestro devenir diario, estoy segura de que esa, si que seria una apuesta segura para alcanzar el paraíso que soñamos.


¡¡¡Os deseo un maravilloso fin de semana a todos!!!     ¡¡¡Sed felices!!!   ¡¡¡Gracias por estar ahí!!!

miércoles, 24 de noviembre de 2010

JARDIN ZEN


El sábado pasado día 20, fue mi cumpleaños (cuarenta y …) bueno cuarenta y algunos dejémoslo ahí, eso no es importante. Bueno, el caso es que entre los regalos que me hicieron, había un jardín Zen, aunque he de decir que casi todo lo que me regalaron era bastante Zen. A lo que voy, que me disperso…veréis, lo que quiero compartir con vosotros hoy, es cómo algo tan sencillo, puede hacer tan feliz. Un juguetito, pensaran muchos, un adorno, pensaran otros. Para mi significa mucho más, no es el regalo en si, que también, sino lo que representa.

Cuenta la leyenda que cuando el jardinero terminó su obra, llamó al emperador para que contemplara su jardín. "Te felicito. Es el más hermoso jardín que he visto y esa roca es la más bella de todas", sentenció el emperador.
Al instante, el jardinero cogió la piedra señalada, la sacó del jardín y la tiró al mar. Entonces le explicó al su señor: "ahora todo está perfecto, y el jardín puede contemplarse en armonía. Un jardín, como la vida, tiene que ser visto en su totalidad. Si nos detenemos en la belleza del detalle, el resto nos parecerá demasiado feo..."

Mi pequeño jardín cuenta con una base dividida en tres zonas; por un lado un pequeño buda en posición de meditación, por otro una vela en forma de flor, y la zona más amplia y principal compuesta por finísima arena y unas piedras. En el conjunto va incorporado un pequeñísimo rastrillo para trabajar la arena. Es como un pequeño paraíso al que tú das forma rastrillando la arena, formando figuras en ella, colocando las piedras, como parte del camino. Este espacio se convierte en un jardín en continuo cambio, estimula la creatividad, relaja y te permite contemplar la obra creada por ti.

En sanscrito Zen, significa meditación, y trabajar mi pequeño jardín, estoy segura, que me aportará una agradable sensación de bienestar y paz, donde una vez colocados y recolocados todos los elementos, se convertirá en obra de contemplación, mientras paciente espera, el próximo cambio.

En realidad ¿no trata de esto la vida?

viernes, 19 de noviembre de 2010

EL CAMINO INTERIOR


(hacia arriba y hacia abajo)

   Una vez que la verdadera naturaleza de las cosas, es cíclica,a veces, estoy en lo alto y otras veces estoy en la parte más baja.
Esos ciclos pueden ser bruscos cuando estoy fuera de sintonía con el universo, y suaves cuando estoy en armonía con él.
Me acuerdo del miedo intenso que sentía cuando alcanzaba las partes más bajas.
Me gustaría haber comprendido en esta época que en aquella parte no me quedaba otra posibilidad sino subir.
Mientras tanto en aquel momento, yo no era capaz de pensar racionalmente.
Saber que todo está en movimiento y que todo se mueve en ciclos es algo reconfortante para mi.
Mis ciclos son ahora espontáneos y agradables.
No creo que las partes bajas sean particularmente agradables, mas ahora entiendo que son apenas el otro lado de las partes más altas.



Por más larga que sea la noche, el sol vuelve siempre a brillar.


 
(ignoro el autor de estas palabras, encontré el texto en un libro sobre Reiki: me gustan tanto que quiero compartirlas con vosotros)


¡¡¡Buen fin de semana a todos!!!                                     Abrazos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

martes, 16 de noviembre de 2010

PAPALAGIS

TUIAVII DE TIAVEA (jefe Samoanao), poseía en alto grado el don de la observación  y decidió visitar Europa para después explicar a sus iguales cómo vivía el hombre blanco. Lo que hoy pretendo mostraros es un extracto de uno de los  discursos de Tuiavii dirigido a los polinesios explicando cómo nos ve a nosotros y a nuestra cultura un hombre que aún está estrechamente ligado a la naturaleza.
Tuiavii vivía en una pequeña isla llama Upolu, una de las islas samoanas, en el poblado de Tiavea, del cual era jefe. El habitante de la isla consideró a la cultura europea como un error, un camino a ninguna parte. El miraba el ir y venir de la vida con honestidad de niño y amor por la verdad. En esta aproximación infantil a la realidad es donde reside el verdadero valor de sus discursos.
Aquí os dejo un extracto de uno de sus discursos sobre los PAPALAGIS, que quiere decir “hombre blanco” Y si podéis conseguir el cuento titulado precisamente PAPALAGIS, no os lo perdáis porque es una verdadera delicia que nos hace pasar un buen rato con sus imágenes en forma de cómics. Os aseguro que no os dejará indiferentes el planteamiento sobre el valor intrínseco de las cosas.Un auténtico estudio antropológico.
                                       

-Los papalaguis piensan que pueden mostrarnos la luz, pero lo que realmente hacen es tratar de arrastrarnos a su charca de oscuridad.
Han matado la esencia divina de su existencia, reemplazándola por ídolos.
El dinero es su único amor, piensan en el hasta cuando duermen. Casi todos dan su salud por el dinero.
Sólo he descubierto una cosa por la que no se pide dinero; el aire para respirar.
Los papalagui inventan cada vez más cosas y es signo de pobreza que alguien necesite muchas cosas. Son pobres porque persiguen tener cosas como locos, y emplean gran cantidad de su tiempo en contar, re-arreglar y limpiar todas sus cosas. Tienen que estar sustituyéndolas continuamente y por esta razón a menudo, se les ve, cansados y tristes. Pero las cosas no hacen que sean más bellos, que sus ojos brillen más o sus mentes sean más agudas.
El papalagui, nunca tiene tiempo. Malhumorado soporta un trabajo que no siente ganas de realizar, y al que nadie más que el mismo le obliga. Y cuando descubre que tiene algo de tiempo, no sabe que hacer con el. No han entendido lo que es el tiempo, que es tranquilidad, paz, amor y descanso. Los papalagui, no han entendido el tiempo y lo han malgastado con sus bárbaras prácticas.
Los papalagui, no aman ya nada porque las máquinas pueden hacerles algo nuevo en cualquier momento. Corren agitadamente por la vida perdiendo cada vez más la habilidad de caminar, sin atrapar nunca su destino. El destino que viene a nosotros sin necesidad de ir a buscarlo.
Los papalagui, tienen una profesión, que significa hacer siempre las mismas cosas y viven amargados por la esclavitud de sus cuerpos, porque no hay nada tan duro como hacer la misma cosa una y otra vez.
Los  locales de seudo vida (cines) y los muchos papeles (prensa), los han convertido en un débil y perdido ser humano, que ama lo irreal, porque ya no puede distinguir entre la fantasía y la realidad y piensa que el reflejo de la luna es la misma luna, y que los papeles prietamente impresos son la vida misma.
Se les fuerza a digerir gran cantidad de pensamientos todos los días, incluso a los niños. Sobrecargan sus cabezas de tal modo que ni un punto se deja abierto y ya jamás puede entrar un rayo de sol. A esto se le llama educación. Llevan tantos pensamientos dentro de sus cabezas que cansas sus cuerpos y les hacen débiles y marchitos antes de tiempo.
Donde se congregan todas sus chozas que ellos llaman una ciudad, allí la tierra está tan desnuda como la palma de vuestra mano y ésta es una de las razones por las que a los Papalagi se les han ablandado los sesos y juegan a ser el Gran Espíritu en persona: para no pensar en todas las cosas que han perdido. Porque están despojados y porque su tierra se ha vuelto tan triste que coleccionan cosas como un loco colecciona hojas muertas y llena su cabaña con ellas hasta que todo espacio libre queda ocupado. Ésta es la razón de que nos envidie y espere hacernos tan pobres como él es.
Ellos nos trajeron la palabra de Dios, pero fallaron al entender sus mensajes. La luz no les ha penetrado a pesar de brillar por fuera. No están llenos de luz, sino de un deseo glotón por el tiempo y la insensatez de sus profesiones.


Bueno es bastante más extenso pero no quiero cansaros, sólo es un pequeño extracto. Pero el contenido en su pleno contexto es bastante interesante, teniendo en cuenta que esto iba dirigido a los nativos que nunca habían tendido contacto con el hombre blanco.

Espero que os haya gustado e interesado el tema.
¡Que tengáis buena semana!       ¡Un abrazote!!!!!!!!!!!!!!!!!

jueves, 11 de noviembre de 2010

RECUERDOS DEL PASADO

Seguro que habéis oído hablar alguna vez de personas que poseen un extraordinario conocimiento o facultad sobre algo que nadie les enseñó. Es como si de repente empezasen a recordar. Muchos de ellos dicen estar poseídos por el espíritu de algún personaje famoso que guía sus actos y sus mentes. De repente tocan algún instrumento con una perfección inusitada o hablan algún idioma desconocido para ellos…
¿No habéis tenido nuca la sensación de haber vivido algún acontecimiento con anterioridad? O revivir nuevamente alguna escena de vuestra vida, haber estado en algún lugar antes de ese momento…
El término para definir este fenómeno se denomina Dejá vu, que quiere decir “ya visto”.
La parapsicología estudia este fenómeno y lo denomina “clarividencia precognitiva viajera” y dice que es la mente la que viaja, no el cuerpo físico.
Esta memoria perdida abre las puertas a la tesis de la reencarnación, lo que explicaría que se tuviese un conocimiento detallado de ciertos lugares, sin haber estado realmente en ellos. El dejá vu sería como un recuerdo.
Evidentemente no hay nada oficial al respecto, aunque si, indicios de autenticidad debido a la cantidad de informaciones al respecto. La psique, sabe que está reviviendo algo que ya conocía, los datos están grabados en el subconsciente que se encargará de desvelarnos de qué se trata, pero nunca nos dirá ni cuando ni porqué se produjo esta vivencia.
Hay personas extremadamente sensitivas que recuerdan haber vivido otras vidas y suministran tal cantidad de datos sobre la época, lugar, personas y hechos, que una vez investigado y constatado con resultados positivos, rompen cualquier esquema lógico de la ciencia.
Numerosos estudios esotéricos, psicológicos y psiquiátricos, nos dicen que existe un subconsciente colectivo desde el cual se extrae toda la información que hace posible las formas de conocimiento, la civilización y el progreso continuo.
Término científico; Paramnesia, alteración de la memoria por la que un sujeto cree recordar situaciones y circunstancias que no han ocurrido.
Una vez más, la “posible realidad”, las creencias y la ciencia, no se ponen de acuerdo y una vez más hemos de ser nosotros según nuestras experiencias, conocimientos y creencias, los que decidamos con qué definición nos quedamos.
Yo personalmente creo que esto es algo difícil de explicar, pero al igual que hay situaciones objetivas donde es fácil encontrar una explicación, existen otras muchas, cuya forma es más sutil, por lo tanto están envueltas en el misterio de lo inexplicable.
Hay situaciones en nuestra vida a las que no le damos importancia, sin embargo, si fuésemos capaces de alejarnos y verlas fuera del contexto “racional” quizá esos sueños, sensaciones, escalofríos, recuerdos, intereses por ciertas partes y personajes de la historia, nos darían alguna respuesta…¿o no?...



Pensamos según nuestra naturaleza, hablamos conforme a las reglas y obramos de acuerdo con la costumbre.

¡¡¡UN ABRAZO ENORME A TODOS!!!

viernes, 5 de noviembre de 2010

¿TENEMOS TIEMPO DE ADMIRAR LA BELLEZA?





En la imagen el magnífico Bell






Hola amigos.
La historia que hoy me propongo contaros, quizá muchos de vosotros ya la conozcáis o hayáis oído hablar de ella. Pero aunque así fuese, me gustaría compartirla  y saber vuestra opinión al respecto.
Veréis esta historia comienza en el metro de Washington, mas concretamente en la estación de L'Enfant Plaza. Se trata de un experimento ideado por el diario «The Washington Post». Dicho experimento consistía en ver la reacción de la gente ante un violinista que interpretaba distinta obras mientras miles de pasajeros pasaban muy cerquita de el. Hasta este punto, casi nada de extraño en la historia ¿verdad?
Lo curioso viene, cuando te enteras que dicho violinista es uno de los mejores  del mundo…Joshua Bell, acepto el reto de actuar de incógnito, y vestido con unos vaqueros, una camiseta y una gorra, interpretó seis clásicas composiciones bellísimas y de extrema dificultad y para más atrevimiento con un Stradivarius de 1713 -valorado en 3,5 millones de dólares- ante las 1.097 personas que pasaron a escasos metros de él durante su actuación. Recaudó en su estuche 32 dólares y 17 céntimos. Unos días antes muchas personas pagaron 100 dólares por unas butacas no demasiado buenas en el Boston Symphony Hall. El aforo estaba completo, en cambio, lejos de los focos y de las campañas de marketing, Bell, pasó prácticamente inadvertido. Y tras un concierto gratuito de casi una hora el Washington Post se preguntaba. “¿Tenemos tiempo para la belleza?”…
 Este experimento se realizó también en el metro de Madrid con muy parecido resultado. Ara Malikian (violinista libanés) con  un Montagnana del primer tercio del siglo XVIII que trata como oro en paño, interpretó durante más de media hora sonatas y partitas de Bach. Recaudación 5 euros…en un auditorium, se agotan las localidades un mes antes. El precio de dichas localidades queda bastante más lejos de 5 euros.

Así es amigos, ¿tenemos tiempo para admirar la belleza?. Muchas veces, yo también me lo pregunto. Y es que esta, nos rodea, se encuentra a cada paso que damos, a la vuelta de cada esquina, en la cara de la gente y en tantas y tantas situaciones diarias…
Solo tenemos que aprender a mirar con los ojos del corazón y dejarnos llevar.

Un abrazo inmenso a todos. Yo voy a disfrutar un ratito de la belleza de vuestros blogs.