Seguidores

domingo, 26 de septiembre de 2010

EL AUTENTICO ECOLOGISTA



Hace unos días, paseando por la playa, observé una cosa que me dio que pensar.


Veréis, iba caminando por la orilla, disfrutando del paseo, cuando a lo lejos, observé a una chica, (no tendría más de 22 o 23 años), que a cada ciertos pasos, se agachaba, como haciendo algún tipo de flexión. O al menos, es lo que pensé en un primer momento.


Pero para mi sorpresa, cuando me acercaba más a ella, pude distinguir, con cierto asombro, aunque también con cierto agrado y gratitud, lo que era aquél ejercicio que venia yo intuyendo conforme mi paso se iba acercando más al suyo.


La chica en cuestión, iba recogiendo “basura”. Si amigos, basura; papeles, botellas de plástico, palos de sombrilla inservibles y un largo etcétera de enseres “olvidados” por veraneantes ajenos al paisaje que les era prestado.


Y si amigos, sentí gratitud hacia aquella persona, que voluntariamente y movida únicamente por su amor a la naturaleza, recogía lo que otros habíamos olvidado. No enherbolaba ninguna bandera ecologista, ni de ninguna ONG, pero si lucía con elegante sonrisa, su bien hacer, su responsabilidad ambiental, aquella que tantos proclamamos y que muy pocos practicamos.


Cuando me crucé con ella, bastó un gesto, una sonrisa de asentimiento, y mis manos y mi cuerpo, dispuestos a imitar aquellas flexiones que vistas de cerca, eran un canto a la naturaleza virgen, olvidaron los reproches y comenzaron la acción callada y voluntaria de la recogida de palos, plásticos y demás enseres inertes.


Esta lección quedó grabada a fuego en mi mente mucho más que mil panfletos, pancartas y protestas ecologistas porque esta es una lección aprendida de la responsabilidad callada de cientos de personas anónimas que luchan en silencio por un mundo mejor.

 
Un abrazo a todos y Feliz semana!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

GRACIAS

La agradecida soy yo, por contar con vosotras, con vuestra amistad y con vuestras entradas que hacen que mi maleta de conocimientos esté cada vez más llena.

Recomiendo a todos aquellos que aún no conozcan este maravilloso blog, no duden en visitarlo, es una caja de sorpresas, y les aseguro que nada de lo que en el se expone les dejará indiferentes.
Arcoiris de la vida, es un lugar donde perderse, viajando allá donde nunca imaginamos que podríamos llegar.

Un besazo enorme a las dos

lunes, 20 de septiembre de 2010

AGUILA




El águila es el ave de mayor longevidad entre las criaturas de su especie. Vive 70 años. Pero para alcanzar esa edad, al llegar a los cuarenta debe tomar una seria y difícil decisión; sus uñas están apretadas y flexibles y no consiguen aferrar a sus presas de las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas.

¡Volar se le hace ya muy difícil!

Entonces el águila tiene dos alternativas; morir o atravesar un doloroso proceso de renovación que dura 150 días. Este proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga necesidad de volar. Entonces el águila comienza a golpear su pico contra la pared hasta conseguir desgarrarlo y arrancarlo. Debe esperar el crecimiento de uno nuevo, con el que desprenderá una a una sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a crecer, tendrá que desplumar sus plumas viejas y esperar a que renazca su plumaje. Después de cinco meses, emprende su vuelo de renovación y …¡a vivir 30 años más!



Todos llegamos en algún momento de nuestras vidas a una situación de quiebre. O hacemos el esfuerzo de transformarnos o estamos condenados a morir.

Esta transformación consiste en hacer un alto en el camino, “guardarnos”, por algún tiempo. Volar hacia lo más alto renovarnos. Desprendernos de actitudes, vicios, costumbres y recuerdos que nos causen dolor y nos impidan el cambio. Que nos aten al pasado, a la mediocridad, a la falta de ánimo para reiniciar la lucha.

Solamente libres de semejante peso podremos aprovechar el resultado valioso que siempre trae la renovación.

Uno sabe, profundamente, cuando ya no da más, por cansancio o por hastío. La existencia agotadora, la que provoca monotonía, ya no va con nosotros.

Tal vez varios coincidan que ha llegado ese momento. Entonces…¡no apurarse!

Las mejores decisiones se toman cuando se piensa lento y se actúa rápido.

Toma tu decisión de renovarte como el águila, pero debes hacerlo con “entusiasmo”.



Estas palabras no son mías, son de mi profesora de psicología Placi Martín que aunque ella no lo crea, me ayudó y me sigue ayudando en mi camino de renovación. Y yo, como soy muy aplicada, las hago mías y las comparto con vosotros, con su permiso, claro.



¡¡¡FELIZ SEMANA A TODOS!!! ¡¡¡BESOS!!!

martes, 14 de septiembre de 2010


El camino de Santiago es una peregrinación muy famosa en todo el mundo y ha sido recorrida durante millares de años por todo tipo de gentes sin condición.
Dicen que el camino se encuentra directamente debajo de la Vía  láctea y que sigue unas líneas que reflejan la energía de los sistemas estelares.
El origen del camino se remonta a tiempos de los celtas donde se contaban relatos mitológicos de revelaciones cósmicas, presencias de duendes, hadas y trolls.
Dicen que la energía del camino favorece la introspección y el conocimiento de uno mismo. Muchos consideran que este es un camino religioso y en consecuencia moldeado por la iglesia, pero para la mayoría de los que han recorrido estos caminos, es un viaje hacia uno mismo, hacia su espiritualidad individual, haciéndoles ir libres de cargas y pertenencias, viviendo aquello que el camino les depare en cada momento. Vaciándose de uno mismo.
El viaje físico resulta doloroso por los inconvenientes de las propias caminatas, porque también cuentan que es mejor hacerlo andando para recibir toda la energía, ya que en vehículo te verías privado de la misma.
Y es que, el espíritu vibra a una frecuencia superior a la de la dimensión física.
Hay mucha gente que busca respuestas en el camino, y no encuentra nada, y gente que sin expectativas ante el, encontró experiencia, claridad y revelación.
En cualquier caso, como cualquier experiencia de la vida, cada uno lo vive de una manera. Lo que sí es seguro, es que el camino, no deja indiferente a nadie.


Esta año, pensaba hacer el camino, pero por circunstancias, no pudo ser….no sería mi momento. El próximo año lo intentare de nuevo, y el destino dirá si debo o no hacerlo, aunque ganas, no me faltan.
Si alguno de vosotros lo ha hecho, me encantaría que me contara su experiencia.


¡¡¡una abrazo inmenso para todos!!!


Estaré ausente por unos días, pero volveré pronto...intentaré visitaros.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Del más preciado arco iris habitado por Sony y Erika, me llega este regalo que según me indican tengo que entregar a su vez a cinco amigas, así lo hago, aunque como les he dicho a ellas el mejor regalo que me llevo es la amistad de todos los que compartís conmigo este rinconcito, por lo tanto podéis apropiaros de el cuantos paséis por aquí, porque es realmente en este dar y recibir donde reside la auténtica grandeza de este mundo.
Ahí van las cinco elegidas:
http://corazonnatura.blogspot.com
http://ariadnabb.blogspot.com/
http://plumasalvientox.blogspot.com/
http://guarena.blogspot.com/
http://perfum26.blogspot.com/
http://somospalabrasquerodamos.blogspot.com/  

He nombrado a seis, he fallado el trato, pero es que son todas tan estupendas que no se a quien elegir….todos cuantos pasáis por aquí tendríais que recogerlo, porque esto es insignificante comparado con lo que me aportáis todos y cada uno de vosotr@

Un besazo inmenso a todos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

sábado, 11 de septiembre de 2010

¿Nos dejamos engañar?

Hoy estaba viendo el informativo diario y me atreví a hacer lo que vengo amenazando hace días…apagué la televisión; no podía más, es devastador, y eso que hoy, no ha sido de los peores. Desastres y mas desastres, si, ya se, eso quizá parezca que es esconderse a la realidad, pero llega un momento en que me niego a seguir procesando tanta barbarie.
Se que en cierto modo estamos obligados a no salirnos de  la escena de este teatro que llamamos sociedad, pero me parece todo tan de mentira…y es que someternos de manera tan voluntaria a ejecutar un papel que no nos gusta provoca demasiado desgaste.
Nos movemos por modas, y quizá, esta ola social de parecer sin ser, sea solo eso, una moda.
Estoy harta de los poderes, me da igual que se llamen políticos, eclesiásticos, bancarios o informativos. ¡Que pena!, y lo peor, es que parece ser un sentimiento generalizado.
Entre todos da la impresión que compitan por darnos lo mejor a esta sociedad, pero en el fondo, lo que pelean es por repartirse el pastel y para ello nada mejor que tenernos entretenidos. Porque hasta los informativos nos “entretienen”…muchas noticias en poco espacio de tiempo, lo que hace que  demos cuanto dicen por bueno, sin esfuerzo por nuestra parte. Nos lo dan todo procesado, casi no cuestionamos. En definitiva, nos distraen para quizá, ocultar el gran “negocio”.  Las personas aturdidas de tanta información…crisis, discusiones, crispación social…stress….ansiolíticos etc. etc. nos dejamos y…
Ya estamos programados, manipulados y condicionados, y todo ello sin darnos apenas cuenta. Ya nos han ofertado nuestro futuro prefabricado.
Menos mal que luego me calmo, y tras la rabia primera, analizo y pienso que tiene que producirse una transformación completa del ser humano, pero no una transformación con vistas al futuro, eso no nos permitiría actuar en presente, sino una transformación  que implique el ahora, el instante a instante. Tenemos nuestras creencias tan organizadas para sentirnos seguros que acaban esclavizándonos.  Y mientras nuestra mente esté tan atrapada, no podremos tener plenitud. Cuando comencemos a cuestionar todas nuestras realidades, será cuando aparezca nuestra verdadera esencia.  La que hará despertar al autentico ser humano que llevamos dentro.
Lo que nuestro mundo necesita son hombres y mujeres prácticos con mentes puras y positivas que den lugar a una nueva forma de vida, a una nueva Civilización.

¡¡¡Gracias por estar ahí!!!                                              ¡¡¡Abrazos!!!

lunes, 6 de septiembre de 2010


             NO MAS RUIDOS POR FAVOR



        Vivimos angustiados por la degradación ambiental que nos rodea intoxicando nuestro aire, nuestra agua y nuestros alimentos. Y por supuesto que hemos de estar preocupados, pero, os habéis preguntado alguna vez por la repercusión que tiene en nuestro sistema nervioso la contaminación acústica. La agresión  a la que nos vemos sometidos a diario y de la que apenas nos damos cuenta?
Evidentemente, si no vivimos en el campo, es difícil protegerse del ruido, pero hay muchas cosas que podremos hacer para, al menos, rebajarlo.
Los expertos consideran  que es nocivo para la salud, cuando el ruido alcanza los 60 decibelios, y este nivel, se alcanza fácilmente a diario. La mayoría de las veces hablamos gritando, discutimos gritando, los coches, las máquinas, los aparatos eléctricos, todo ello forma una amalgama de decibelios superior en muchos casos a 80. Esto si que es una verdadera agresión. Y es cuestión de tiempo que lleguemos a detectar las auténticas lesiones que esto nos producirá a la larga. En Europa se contabilizan cada año alrededor de un millón de personas diagnosticadas médicamente como "víctimas del ruido", entre patologías meramente auditivas y graves alteraciones de los sistemas nerviosos central y vegetativo.
¿Qué tal si bajamos el volumen?

jueves, 2 de septiembre de 2010

REENCUENTROS


La verdad, es que no se cómo abordar el tema, me gustaría compartir con vosotros algo que disfruto… a ver cómo lo llamo, coincidencia, causalidad, casualidad, reencuentro…sí, quizá reencuentro sea la palabra más adecuada.
Veréis no os ha pasado que en temporadas habéis estado sin disfrutar de la compañía de alguien, a quien por otro lado, tampoco añorabais en exceso, (amigos, familiares, incluso situaciones) y de repente reaparecen en vuestras vidas y os preguntáis ¿cómo es posible que me halla perdido esto durante tanto tiempo?.
Sin saber cómo reaparecen en el escenario de tu vida personas y situaciones que aún teniendo su espacio en tu corazón, no compartían el presente de tu vida y de repente esta te las pone de nuevo en el camino. Mi respuesta es; “no era el momento” o “ahora era el momento de reencontrarnos”, pero claro, eso son palabras fáciles de pronunciar y difíciles “a veces” de comprender, por otro lado, tampoco tengo intención de llevar a examen todo cuanto ocurre en mi vida. Pero, fijaros, no deja de ser curioso, sobre todo cuando a esto se le suman cierta cantidad de acontecimientos que hace que siga añadiendo “¿casualidades?”… Te reencuentras con estas personas en un momento crítico de tu vida, un momento de nuevos descubrimientos, de despertar a cosas nuevas…estas personas a su vez te presentan a otras que de nuevo “o casualidad de la vida”, te dicen algo que te lleva por un nuevo camino lleno de gratas sorpresas y la rueda sigue girando y girando, y lo único que puedes hacer es sonreír al destino y disfrutar el momento. Últimamente es algo que me está ocurriendo con bastante frecuencia o al menos yo me estoy dando cuenta de ello. Me ha ocurrido con personas conocidas de bastante tiempo, pero que sin embargo, no había surgido amistad hasta hace bien poco, y claro cuando compruebas la cantidad de cosas en común que tenemos, yo me pregunto ¿porqué ahora? ¿Por qué tan tarde? ¿Por qué no hace cinco años cuando la conocí?...Eso mismo me ha ocurrido con mi propia familia, por supuestísimo que siempre nos hemos querido y hemos estado en contacto, pero no como ahora. Ahora nos hemos reencontrado, somos más conscientes de los momentos que pasamos juntos y los disfrutamos cómo no hacíamos antes. ¿Por qué? ¿He cambiado yo? ¿Han cambiado ellos? De forma racional diría que la vida, que da muchas vueltas, las circunstancias de cada momento que te llevan por caminos a veces muy diferentes. Pero como bien sabéis los que me vais conociendo soy una idealista y me gusta pensar que el universo juega con nosotros haciéndonos guiños para que aprendamos el valor de las cosas y por consiguiente nos va dando en cada momento aquello que es mejor para nosotros y nos lo va administrando para que seamos capaces de absorberlo todo, de saborearlo hasta el último aliento.
Y es que la vida, no dejará nunca de sorprenderme, o al menos, en eso confío yo.



Un abrazo inmenso para todos en especial a los protagonistas de mis reencuentros. Ellos saben muy bien quienes son.